¡Síguenos!
Museo do Mar. Foto Juan Ínsua.

Marketing

Un tesoro en Galicia

En O Barqueiro, en la ría gallega del mismo nombre, se encuentra el Museo do Mar, una maravillosa iniciativa de Daniel Beaz sin ayuda institucional.

Este mes de septiembre es muy proclive a que nos cuenten historias de experiencias veraniegas. Han sido meses de viajes y descubrimientos, y quién sabe, si de algún tesoro.

Compartir es vivir y, uno de ellos, se encuentra en la Ría de O Barqueiro. Una de las más pequeñas de Galicia y también una de las más hermosas. Allí en el pequeño pueblo que da nombre a la Ría se encuentra el Museo do Mar. Un tesoro difícil de encontrar.

Existe la idea preconcebida de que los gallegos son personas reservadas, pero la realidad es bien distinta, ya que lo que realmente les define es la generosidad y la hospitalidad. Daniel Beaz Paleo, creador de este museo, es un claro ejemplo.

Este gallego es una de esas extraordinarias personas que hace las cosas simplemente motivado por su pasión, compromiso y respeto hacia algo o alguien, en este caso, por el mar y sus gentes. No busca nada. Simplemente asegurarse de que perduren las enseñanzas que nos dan los miles de objetos alrededor del mar que ha sido capaz de encontrar. Una colección que comenzó a partir del legado familiar y que se amplió con otros objetos comprados o donados.

El mar está en el ADN de esta familia gallega. La tradición comercial y pesquera de la familia ancla sus raíces en su abuelo, quien a principios del siglo XX transportaba en un barco de vela caolín —una arcilla blanca que se usa para hacer papel, cerámica, maquillaje y productos de cuidado para la piel— hasta Sevilla y de regreso a Galicia traía sal, una práctica habitual en la época entre los mercaderes. Su padre, también vinculado al mar, fue un conocido armador de la zona, Antonio Beaz. No es de extrañar tanta pasión.

El museo es una iniciativa 100% privada, sin subvenciones oficiales. Un museo con miles de piezas expuestas en un espacio acondicionado para ello, en casa de una familia gallega y sin más pretensiones que agradar. Esa es probablemente la clave de su encanto. Es curioso que existan todavía sitios que únicamente buscan cuidar de esos tesoros para ofrecerlos a los demás solo a cambio de recordar a nuestros antepasados y sus tradiciones. La expresión “haberlas haylas” cobraría más sentido en este tipo de personas.

El mar es inmenso, cubre siete décimas partes del globo terrestre, un espacio lleno de vida, historias y aprendizajes que no deberíamos perder. En esta esquina atlántica del mundo así lo pretenden. Es digno de homenajear y sobre todo de contar.

“El mar lo devuelve todo después de un tiempo, especialmente los recuerdos”. Carlos Ruiz Zafón

Comenta

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio

Más en Marketing

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies