¡Síguenos!
Estatua de Brian Clough y Peter Taylor frente al estadio del Derby County. CORDON PRESS

La Tribuna de Brian Clough

Championship, Clough y el Forest

Históricos como el Nottingham Forest, el Derby County o el Leeds pelean en la Championship por reverdecer viejos laureles.

Empezaré por explicarme y por disculparme por marcarme “un Umbral”, pero voy a comenzar hablando de mi equipo, mi equipo inglés, el Nottingham Forest, hoy en día el único campeón de Europa, junto al Hamburgo, que juega en la segunda división de su país. Con el agravante de que el Aston Villa, también campeón, acaba de volver a la Premier League y el Hamburgo solo fue una vez campeón de Europa, la mitad que el Forest. El club es tan especial que puede presumir (o lamentar) de tener el doble de Copas de Europa que de títulos de Liga.

Hace ya 20 años que los aficionados que van al City Ground y se sientan en la Tribuna de Brian Clough o en cualquier otro lado de la grada no ven un partido de la Premier League. El último fue la victoria ante el Leicester City (al menos la despedida fue ganando un derby). Desde entonces, el Nottingham Forest puede servir como ejemplo de todo lo que pasa por esta Liga.

El Championship cuenta con clubes históricos. Para los aficionados españoles, y sobre todo para los más jóvenes, quizá el Leeds United no signifique más que un club que se gastó un dinero que no tenía y llegó lejos una vez en la Champions League. Esa parte es cierta, como lo es que fue el club que dominó entre la segunda mitad de los años 60 y la primera de los 70, cuando la Liga se la disputaban el Leeds United y otro, incluso llegó a ser finalista de la Copa de Europa. El Derby County, íntimo rival del Forest, lleva 12 años consecutivos en la categoría, y también tuvo su época de gloria en los años 70 y de la mano de Brian Clough. Cuando coinciden en la misma división, y últimamente es mucho, Forest y Derby se disputan The Brian Clough Trophy, y son los resultados de los partidos de Liga los que determinan el campeón del trofeo. Además, 20 kilómetros de la carretera A52, entre Nottingham y Derby, se han bautizado como Brian Clough Way.

Si para estos clubes se puede decir que cualquier tiempo pasado fue mejor, nadie como el Preston North End para dar sentido a la frase. Su último título de liga data de 1890, y no han jugado en la Premier League desde 1961.

Forest, Leeds, Derby, Queen’s Park Rangers, Cardiff, Hull City o Swansea han pasado por problemas variados con sus propietarios. A pesar de que la EFL, la English Football League que engloba a las tres divisiones posteriores a la Premier League, tiene para los propietarios lo que se llama “fit and proper person test” (prueba de adecuación), el caso de otro histórico como el Bolton Wanderers durante la temporada pasada puso de relevancia que la prueba no funciona. Los jugadores no cobraban, los empleados del club tampoco y con el equipo ya descendido, los jugadores se negaron a jugar los dos últimos partidos, algo que ataca la imagen de una liga que quiere ser la quinta o la sexta más importante de toda Europa. Cuando apareció un posible comprador resultó ser un empresario con antecedentes turbios y, pese a no ser impedido por el test de adecuación, no se llegó a completar la transacción. Para mayor humillación, los empleados —no jugadores— del club recibieron donaciones de su máximo rival histórico, los vecinos del Preston North End, para cubrir las nóminas impagadas.

Siguiendo las noticias de tanto cambio de propietario no puedo más que imaginar conversaciones con frases parecidas a estas: “Tiene usted un estadio muy bonito… sería una pena que le pasara algo”. «Su delantero centro parece un buen chico. Dígale que se cuide, no vaya a ser que tenga un accidente en su coche”. “Le voy a hacer una oferta difícil de rechazar…”.

Claro que hay diferencias, y algunos propietarios simplemente parecen ineptos o desinteresados. Llegan al club, hacen una apuesta de riesgo más o menos asumible e intentan subir a la Premier. Si fallan, venden e intentan recuperar lo apostado. Entre los caprichos de los propietarios destacan el cambio de color de uniforme del Cardiff City de azul a rojo (posteriormente se rectificó), el intento de rebautizar el Hull City AFC como Hull City Tigers o la fallida llegada de tres multimillonarios de la Fórmula 1 al QPR, con nulo resultado para el club.

Como cualquier segunda división que se precie, nada es más difícil que ascender. Hasta la temporada 2018/2019, el Ipswich Town se había pasado 20 temporadas seguidas en la liga, los aficionados protestaron, querían un cambio de entrenador para cambiar su fortuna. A veces los deseos tienen una forma peculiar de cumplirse y el Ipswich Town dejó la liga por la puerta de atrás, quedando último la misma temporada que su rival local, el Norwich City, ascendía a la Premier League como campeón de la división.

Los tres clubes por los que pasó Brian Clough, Derby, Leeds y Forest, cronológicamente, llevan ya doce temporadas consecutivas en la segunda categoría, con Leeds y Forest incluso pasando por la tercera división (otro récord, primer campeón de Europa en jugar en tercera). Tratándose de una liga tan equilibrada no se puede decir categóricamente y menos aun tan temprano lo que va a pasar, pero para las casas de apuestas el Leeds United de Bielsa parte como favorito al ascenso y para poner punto final a la larga espera. El Derby County logró más de lo esperado al meterse en los play-offs y quizá no cuente en los pronósticos, y digan lo que digan las casas de apuestas, yo no espero nada del Forest, incapaz de mantener un entrenador más allá de unos meses, lo estén haciendo bien o no.

Tradicionalmente, entre los favoritos para el ascenso hay siempre un club que se descuelga pronto y lo pasa mal hasta para mantener la categoría. En esa situación se vio el Sunderland, que aun no ha conseguido volver desde la tercera categoría, League One, al Championship. La temporada pasada, ni Swansea ni Stoke, recién descendidos, fueron capaces de competir por el ascenso y aunque el Aston Villa consiguió ganar el play-off, tanto ellos como Leeds se vieron sorprendidos por Norwich y Sheffield United.

Revisaremos la competición a lo largo de la temporada, porque no todo el futbol se juega en la Premier League. De momento, y mientras escribo estas líneas, el Nottingham Forest ha despedido a Martin O’Neill, ex seleccionador de Irlanda y campeón de Europa con el club como jugador, y le ha reemplazado por Sabri Lamuchi. El Derby County está a punto de decirle adiós y gracias a Lampard y se plantea a quien ofrecer el banquillo; tampoco tiene entrenador el Birmingham City y el Middlesbrough se ha puesto en manos de un debutante, su exjugador y exmadridista Jonathan Woodgate, cuyos aficionados estarán deseando que la aventura como entrenador vaya un poco mejor que la ventura española.

Con las plantillas abiertas hasta el último momento, es difícil empezar a nombrar favoritos. Pero quizá estén en la región de Yorkshire:eEl Leeds United, el Sheffield Wednesday de la mano de Steve Bruce, cuyo fútbol es pobre pero efectivo, el arriba mencionado Boro de Woodgate o el recién descendido Huddersfield. Mientras, yo cruzaré los dedos por el Forest y, como mal menor, por el Hull City, a ver si nos traen fútbol de primera otra vez a la ciudad.

Comenta

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio

Más en La Tribuna de Brian Clough

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies