¡Síguenos!
Primoz Roglic celebra en el podium final la victoria en la Tirreno Adriático. Cordon Press.

Clásicas

Ineos se cuela en la fiesta de Primoz Roglic

Mientras se decidía la general de Tirreno, el equipo Sky soltaba el bombazo de que la nueva empresa se hará cargo del equipo desde el 1 de mayo

Al tiempo que Primoz Roglic y Adam Yates se jugaban la vida en cada curva de la contrarreloj final de San Benedetto del Tronto, sabedores que la general de Tirreno Adriático se iba a resolver en segundos o décimas, la empresa británica de productos químicos Ineos se convertía en el sustituto de Sky en el ciclismo mundial. Sonó el bombazo cuando nadie lo esperaba y con el añadido de que lo será ya desde el próximo uno de julio. Por si alguien tenía miedo de que un gigante del ciclismo se apartase, el que viene es todavía más grande. Su propietario, Jim Ratcliffe, es una de las mayores fortunas europeas y ya tentó a algunos equipos de fútbol antes de decantarse por el ciclismo.

Esa será una historia de la que se irán sabiendo más detalles poco a poco. De lo que sí hay constancia efectiva es de la emocionante victoria de Roglic sobre Adam Yates por tan solo un segundo de diferencia. El eslovaco completó una impresionante remontada que hizo contener el aliento a cada aficionado. La agonía de las últimas pedaladas del británico no le sirvió para salvar una carrera en la que ha mostrado una gran fortaleza y que se le ha escapado de las manos por apenas un suspiro. Una lástima para él y otra alegría para uno de los corredores de moda del pelotón mundial.


Roglic, el ciclista del momento


A día de hoy, Roglic es actual campeón del Tour de Romandía, de la Vuelta al País Vasco, del Tour de los Emiratos Árabes Unidos y ahora de la Tirreno Adriático. Se trata de un chico de 29 años que lo apostó todo al esquí y que llegó al ciclismo tarde, pero que ha tardado nada en situarse como uno de los más grandes. Con ese currículum ya bajo el brazo, a nadie se le escapa que será uno de los máximos favoritos en la próxima edición del Giro de Italia, una carrera que se presume fantástica, con un recorrido a la altura de los dioses y cuatro favoritos tan buenos como carismáticos; el mencionado Roglic, el sólido Dumoulin, el chico de moda Egan Bernal y la revelación del 18, Simon Yates.

La carrera ha sido magnífica. La organización tomó la decisión de olvidar la alta montaña y recuperar el espíritu que la prueba de los dos mares ha tenido siempre, el del aroma a clásicas. Y así se disfrutó de un fin de semana de ciclismo formidable, con ataques lejanos, con exhibiciones escandalosas de Jakob Fulgsang y Alexey Lutsenko, con Dumoulin agarrándose a la carrera a golpe de riñón y talento, con Alaphilippe demostrando que un día te gana en rampa y al siguiente en un sprint masivo y con una contrarreloj final que ha premiado a un especialista como Campenaerts y que ha regalado un duelo final resuelto en el tic tac del reloj.

Y en tres días arranca la primavera ciclista, se pasará el Turchino tras salir de Milan y se entrará en el lujo de la Costa Azul con el premio final en San Remo. En 96 horas tenemos al ganador del primer monumento del año.

 

Comenta

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio

Más en Clásicas

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies