¡Síguenos!
James Rodríguez I CORDON PRESS

Fútbol

Todos contra el Bayern

Tras la última derrota, James Rodríguez,  molesto por no entrar en el once inicial en la mayoría de encuentros, cargaba duramente contra Niko Kovac en el vestuario al grito de «¡no estamos en Frankfurt!»

«No recuerdo haber visto tan mal al Bayern de Múnich». El histórico jugador alemán, Lothar Matthaus, hacía estas declaraciones tras la derrota bávara frente al Borussia Monchengladbach en la retransmisión de Sky Sports, donde es analista. Derrota que, sumada a la del Hertha Berlin y al empate ante el Augsburgo en las anteriores jornadas, alejan considerablemente de la cabeza al equipo que dirige Niko Kovac. Situación que contrasta con la que vive el Borussia Dortmund, que lidera la clasificación con un Paco Alcácer en estado de gracia.

El Bayern Múnich ha sido campeón de la Bundesliga en las últimas seis ediciones, por lo que choca considerablemente observar la situación que viven estos días. El equipo comenzó la temporada de la mejor manera posible: se proclamó campeón de la Supercopa de Alemania, precisamente, frente al ex equipo de Niko Kovac, el Eintracht de Frankfurt. El 25 de septiembre, ante el Augsburgo, el Bayern sufrió su primer traspiés al empatar a cero. A raíz de ahí, el Bayern no ha sido capaz de ganar un partido. Su última victoria, frente al Schalke, data del 22 de septiembre. La derrota por 2-0 ante el Hertha Berlin y la cosechada este fin de semana ante el Gladbach por 0-3 dejan al equipo en quinta posición a 4 puntos del Dortmund y a Niko Kovac en una situación muy complicada.

El entrenador croata fue elegido como sustituto de Heynckes dejando atrás su buen papel con el Eintrach, clasificado para disputar la Europa League después de vencer al Bayern en la final de la DFB Pokal. Ese partido significó el último de Heynckes sentado en un banquillo bávaro. No entrenaba desde 2013, cuando ganó Bundesliga, Copa y Champions, y lo hizo por «un acto de amistad, sólo lo hago por todo lo que debo al club», como confesó a la revista Kicker. Jupp ha sido un entrenador muy querido en el seno del Bayern, por eso el papel que tenía que interpretar esta temporada Kovac no era nada fácil. Los dirigentes del club alemán no encuentran un entrenador que se acomode a sus exigencias desde que Guardiola tomara el relevo de Jupp, y recordemos que tampoco el catalán consiguió conquistar la Champions, principal objetivo del club año tras año.

Tras la última derrota, James Rodríguez, molesto por no entrar en el once inicial en la mayoría de encuentros, cargaba duramente contra Niko Kovac en el vestuario al grito de «¡no estamos en Frankfurt!», haciendo alusión al anterior equipo del técnico. Este episodio, del que se hacía reflejo el tabloide alemán Bild, muestra la mala relación que hay entre jugadores y entrenador. La plantilla critica a Kovac que se centre tanto en el aspecto defensivo y no en un sistema con mentalidad ofensiva como sí perfeccionaron junto Guardiola y Heynckes. Ahora, tras siete jornadas de liga, el croata se ve sobrepasado por la situación y al borde de la destitución. Criticado por jugadores y prensa, lo que más duele en Múnich es ver como el máximo rival, el Dortmund, lidera la clasificación pudiendo convertirse en el nuevo referente en Alemania, al menos, esta temporada.

Es precisamente el Dortmund el último equipo que pudo destronar al Bayern hace siete temporadas. En 2011 y 2012 el Borussia se alzó doblemente con el título de campeón. Este año, aprovechando la mala situación que viven sus rivales, ven la oportunidad de poder conquistar nuevamente la Bundesliga. El equipo que dirige Lucien Favre consiguió remontar al Augsburgo, el equipo que desató la mala racha en Múnich, y colocarse a tres puntos de sus más cercanos perseguidores. En este partido, destacó por encima de todos un hombre: Paco Alcácer. El delantero español, cedido por el Barça, salió con el equipo por detrás en el marcador para anotar tres goles en un final de infarto, dando la victoria a su equipo en el 96.

Los Black and Yellow han vivido a la sombra del Bayern las últimas temporadas, sufriendo además una fuga de estrellas hacia la ciudad de Múnich que ha dolido mucho en Dortmund. De aquella plantilla que consiguió levantar el título en dos ocasiones se marcharon Lewandoski, Götze y Hummels, piezas imprescindibles de aquel Borussia. En la memoria queda la final de la Champions perdida en 2013 ante el Bayern, privándoles de volver a llevar a sus vitrinas un título conseguido en el 97. Por eso las ganas de acabar con su hegemonía son palpables en el Dortmund, el único equipo de la Bundesliga invicto en estas siete jornadas, sabedores de que tienen que aprovechar al máximo el mal momento de los de Kovac.

El acierto en la planificación de los fichajes ha sido clave. Jugadores como Diallo y Delaney, que conocen a la perfección la Bundesliga, mezclados con jugadores como Witsel, el madridista Achraf o el propio Paco Alcácer, están siendo fundamentales para el esquema del Borussia. El delantero valenciano es el que se está llevando todos los elogios gracias a sus buenas actuaciones saliendo desde el banquillo. Es el máximo goleador de la Bundesliga con 6 goles en 3 partidos,  todos ellos en los minutos finales del encuentro.  Como pasó este fin de semana ante el Augsburgo, también salvó al equipo en Leverkusen, marcando en el 85 y en el 94 para romper el empate y dar los tres puntos al Borussia. La buena noticia de ver a Marco Reus liderando desde la mediapunta al equipo, también hacen crecer las esperanzas. El alemán, afectado temporada sí y temporada también por las lesiones, se ha disfrazado de líder en un equipo con hambre de títulos.

En este prometedor arranque, equipos como el Borussia Monchengladbach, RB Leipzig, Hertha Berlin o el Werder Bremen se postulan como candidatos. Empatados a 14 puntos, se sitúan en tierra de nadie entre el Borussia (17) y el Bayern (13), a la espera de ver fallar al líder y con la esperanza de que el Bayern no consiga resurgir. En Monchengladbach están disfrutando con el buen comienzo de su equipo, liderados por un Alassane Pléa en estado de gracia y con el pequeño de los Hazard, Thorgan, siendo fundamental en el juego que practican los de Hecking. Además, salen reforzados tras la goleada ante el Bayern. El Red Bull Leipzig también se postula como equipo a tener en cuenta esta temporada. Yussuf Poulsen, con 4 goles, ya ha igualado en 7 partidos los tantos anotados el año pasado y, junto a Timo Werner, líder del equipo, son el arma más letal de la plantilla. Hertha Berlin y Werder Bremen, a priori, son los equipos más flojos de la parte alta de la tabla, a pesar de salir reforzados los de Berlín por victorias como la conseguida ante el Bayern o ante el Gladbach.

Mientras tanto, históricos como el Schalke o el Leverkusen, miran recelosos desde la parte baja de la tabla. El mal arranque de ambos clubes les privan de poder respirar tranquilos y miran de reojo a sus rivales. El Leverkusen, gravemente afectado por la marcha de dos grandes jugadores como Bernd Leno y Henrichs, parece no encontrar todavía su mejor fútbol. Por su parte, el Schalke parece retomar el vuelo tras las primeras 5 derrotas y consiguió este fin de semana su segunda victoria consecutiva. A pesar de ello, no parece que este año puedan ser rivales directos para la lucha por el título.

Comenta

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio

Más en Fútbol

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies