¡Síguenos!

Música

Todos somos Valtonyc

Una veintena de raperos graban un videoclip en la antigua cárcel Modelo de Barcelona para mostrar su apoyo a Valtonyc, Hasél y Elgio.

Josep Miquel Arenas Beltrán, ‘Valtonyc’, La Puebla, Mallorca, 24 años. Tres años y medio de cárcel por apología del terrorismo e insultos a la Corona.

Pablo Rivadulla Duró, ‘Pablo Hasél’, Lérida, 30 años. Dos años y un día de cárcel y 24.300 euros de multa por delitos de enaltecimiento del terrorismo con agravante de reincidencia, injurias y calumnias contra la Corona y las instituciones del Estado.

Alex Nicolaev, ‘Elgio’, Sabadell, 22 años. Dos años y un día de cárcel y una multa de 4.800 euros por enaltecimiento del terrorismo.

Rapear se ha convertido en un auténtica profesión de riesgo, el Hip Hop nacional está en el punto de mira de la Justicia y por eso un nutrido grupo de raperos y raperas se ha reunido en la antigua cárcel Modelo de Barcelona para grabar el videoclip ‘Los Borbones son unos ladrones’, con el que quieren reivindicar la libertad de expresión artística y mostrar su máximo apoyo a Valtonyc, Hasél (el tema también contiene alguno de sus versos) y Elgio, condenados a diferentes penas por incluir en sus letras críticas hacia la Corona y otras instituciones del Estado. Por cantar.

TxarangoGossosKOPPirat’s Sound SistemaSmoking SoulsEl Niño de la HipotecaCompanyia Elèctrica DharmaBonobosRapapunkasRaska, Subversa, Clara PeyaElphomegaMachete en BocaFrank THomes i Dones LlúdirgaLa RaízIraLos Chikos del MaízTribadeDef Con Dos, Noult, Zoo, Rapsusklei y Sara Hebe son algunos de los grupos y artistas que han colaborado en este proyecto, que también se enmarca dentro de La Semana por la Libertad de Expresión que organiza el colectivo ‘No Callarem’ en el antiguo centro penitenciario catalán. Según el rapero Pau Llonch, el objetivo es reivindicar la libertad de expresión y condenar «la represión» que sufren músicos como Valtonyc, Hasél o Elgio.


LETRA


Rapear no es delito.

En las cárceles, los débiles, los más pobres, ¿es o no?

En Ginebra los patriotas escondiendo el montón.

Van Sofía y Leonor, plebeyos a un lado del cordón.

No veo nada que pegue más que monarquía y condón.

Contar quién es y qué hace es delito,

mira el caso de Valtonyc, a los hechos me remito.

Los pobres hablan y a prisión, se ríen los ricos.

Libertad de expresión, díselo a gritos.

El bofetón de sopetón de este que vive en Torrejón

ha puesto roja la fachada y la corona del Borbón.

Avergüéncense por dar cabida en leyes falsedad

y fulminar con el castigo del encierro a la verdad.

Es simple: desobedecemos porque creemos que un cambio es posible.

Os querríamos tener a tiro a todos en fila;

resistir como resiste un niño en las calles de Siria.

Insomnio cuando la realidad te pellizca.

Hacen falta ‘scratches’, faltan pintadas;

falta gente que no se agache por nada.

Hacen falta ganas para saltar los baches.

No sueño con Versace, sino con barricadas.

El Estado legitima al heredero de Franco,

en tu techo y en el juego siempre gana el banco.

Un apoyo proletario de los barrios de Madrid,

nietas de guerrilleras en la Guerra Civil.

Libertad de expresión, tomando posiciones,

que retumben las prisiones

¡Los Borbones son unos ladrones!

Libertad de expresión, tomando posiciones,

que retumben las prisiones

Ni jueces, ni fiscales, ni Borbones.

A la cárcel van los pobres, no la Infanta Cristina

pero medio país le desea guillotina.

El Rey no sabe ni hablar: «¿Por qué no te callas?»,

pero a mí no me cierra la boca semejante canalla.

Por la guerra perdida de nuestras abuelas,

por la poesía que aún duerme en las cunetas.

Tomaremos su calle estilo Black Block,

ocuparemos Marivent con un Kalashnikov. ¡Fuego!

Se ríen de su impunidad en un chalet de Suiza,

imagínalo borracho diciendo: «Que el pueblo me elija»,

con la pija de su amante, recuerda cazas de elefantes

mientras aumenta el hambre y no hay justicia que lo cace.

Hace falta amor para las oprimidas,

hace falta mucho odio para esos genocidas,

hace falta acción en contra de empresas nocivas,

también carteles combativos en las avenidas.

La situación me preocupa bastante:

menostenidos los que siempre hemos mantenido a la Casa Real;

antisistema es un sistema que condena a un cantante

y que defiende a un asesino de elefantes.

Si rapear es delito, chico, no le des al ‘play’,

te vendan los ojitos, aquí te roba hasta el Rey,

dentro de muy poquito y si así sigue la ley,

habrá más ‘rappers’ en España presos que en las cárceles de USA.

Porque vivimos a golpes

porque apenas si nos dejan quejarnos

de la opresión por frases de arma simbólica,

terminando a las rejas una cosa no es simbólica:

¡la sangre que corre es roja, es mentira la realeza!

¡Es mentira la realeza!

Libertad de expresión, tomando posiciones,

que retumben las prisiones

¡Los Borbones son unos ladrones!

Libertad de expresión, tomando posiciones,

que retumben las prisiones

Ni jueces, ni fiscales, ni Borbones.

Esto es por la libertad de expresión,

por todos aquellos y aquellas ‘rappers’ que están escribiendo

su rabia en una canción.

No callaremos, no callaremos.

Por La Insurgencia, por Valtonyc, por Pablo Hasél.

Libertad de expresión.

Ha pasado por todos los sitios habidos y por haber, públicos y privados, desde que en 1999 comenzaron estas cosas digitales. De todos se fue. En 'A la Contra' aspiramos a que aguante mucho con nosotros. Exresidente en Londres y apasionado de la música, también escribe historias que a veces se convierten en libros.

Comenta

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio

Más en Música

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies