¡Síguenos!
Fernando Torres, con sus hijos, finalizado el partido.
Fernando Torres, con sus hijos, finalizado el partido. CORDON PRESS

Liga Santander

Empate entre jugador, niño y leyenda del Atleti

Emotivo homenaje en el último partido de Fernando Torres como futbolista rojiblanco. Doblete del Niño en su despedida. Gran Eibar.

Es difícil hablar de un partido en el que había poco en juego cuando ese partido es el último que juega con la camiseta del Atlético de Madrid Fernando José Torres Sanz. El escenario, idílico. La afición, entregada. El rival, más que digno. El equipo, pendiente de que tuviera su homenaje en el campo, como merece y como sólo sabe hacer un delantero, A base de goles. Dos marcó ayer en su despedida como jugador del Atleti. Su Atleti.

Empate a dos terminó el partido frente al Eibar, que hizo pasillo al Atlético como campeón de la Europa League aunque no disputase la competición, pero que en el campo lo dio todo como si se jugase la permanencia en la última jornada. Intensidad, presión alta y buen fútbol para un equipo modesto que acumula otra temporada más en Primera División dando ejemplo de gestión y eficiencia dentro y fuera del campo.

 

Comenzó ganando con un gol de Kike García en el 35′, que llegó después de tres pases hasta el área de Oblak. Empató Torres en el 41′. El gol que estaba deseando gritar toda la grada. Todo el público rojiblanco que estaba en el Metropolitano. Todo el público que lo vio por televisión. Todo el público que lo escuchó por la radio. Todos lo gritaron. Todos querían darle ese pase a Torres. Tuvo el honor Correa.

Entre medias se pudo ver una atractiva y productiva banda izquierda comandada por Filipe Luis y Vitolo. Entre lesiones, sanciones y competencia interna han coincido pocos minutos en el campo, pero si ambos están al cien por cien, debería ser una de las mejores parejas de la liga la próxima temporada. En el 60′ volvió a marcar Torres. Otro doblete para despedirse del Metropolitano, igual que se despidió del Vicente Calderón. Deja su sello el de Fuenlabrada en ambos estadios. Pase al espacio de Diego Costa y, tras ganar en velocidad a los centrales, superó a Dimitrovic.

La fiesta seguía su curso. Entraron al campo Griezmann y Diego Costa sustituyendo a Koke y Correa. Porque el último cambio era para Torres. Pero tres minutos después, Álvarez Izquierdo expulsó a Lucas por doble amarilla en una jugada que perfectamente podía haber acabado en cartulina para el jugador del Eibar. No ha comenzado el Atleti la próxima temporada y ya tiene la primera baja en la convocatoria. Entró Giménez por Vitolo, así que la despedida en el campo tuvo que esperar unos minutos.

Hubo algunos pitos para Griezmann cuando entró al verde, pero también hubo aplausos. Se acercó Godín al fondo a pedir que cesasen esos silbidos diciendo “se queda”, ya que el francés lloraba mientras se disputaba el partido. De ser cierto, se arrepentirán quienes silbaron. No por lo que haya dicho o hecho Antoine durante la temporada, sino porque eso significaría que el Atlético mantiene en sus filas a uno de los mejores jugadores del mundo. Poca broma.

En el 69′ marcó un golazo Rubén Peña. Un misil desde fuera del área ante el que sorprendentemente no pudo hacer nada Oblak. Sorprende porque el esloveno ha acostumbrado a la afición a salvar hasta lo insalvable esta temporada. El mejor portero del mundo, o eso dicen muchos. De nuevo Zamora. De nuevo el portero menos goleado de la Liga.

Así acabó el partido. Pero el resultado era lo de menos. Lo importante era él. El jugador que mejor ha representado la camiseta rojiblanca. El que definió mejor que nadie lo que significa ser seguidor del Atlético de Madrid. Del Atleti. El que se echó un equipo a la espalda con 17 años. En Segunda. El que se quedó pudiéndose ir varias veces. Por dinero. Por títulos. Pero no quería. Lo hizo porque no le quedaba más remedio. Se le quedaba pequeño. Y volvió cuando el equipo era tan grande como lo es él. Como siempre lo han sido ambos.

 

Fue un emotivo homenaje. Precioso. Tan pasional como sentimental. Puro Atleti. No hay un solo aficionado o aficionada que no se emocionase con las palabras de Torres. Con o sin lágrimas, pero todo el mundo se emocionó. Discurso ejemplar del delantero. Tuvo palabras para todo y para todos. La grada llegó incluso a corear “presidente, presidente”. Ojalá algún día. Y entre todas esas palabras, una frase. “Recordad todo esto. Este equipo, este cariño, estos títulos… cuando las cosas vayan mal. Cuando Intenten dividirnos. Cuando intenten separarnos. Porque eso es ser del Atleti”. Como lo sabes Fernando. Como lo sabes.

Comenta

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio

Más en Liga Santander

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies