¡Síguenos!
Tottenham City

Champions

Tottenham-City: empatar con la historia

Spurs y cityzens comparten un mismo sueño. Sin embargo, las rutas de guía de City y Tottenham no han podido ser más dispares.

Es el duelo fratricida de estos cuartos de final de la Champions. Tottenham Hotspur y Manchester City son los cabezas de cartel de una de las eliminatorias más atractivas del cuadro. Dos equipos ingleses que se han encontrado en el mismo punto del camino pese a haber recorrido senderos opuestos. Spurs y cityzens comparten un mismo sueño. Para hacerlo realidad han tenido que dejar en la estacada a gigantes del fútbol inglés. Sin embargo, las hojas de ruta no han podido ser más dispares. Ahora llega lo más difícil. El nuevo White Hart Lane se estrena en el Viejo Continente con un duelo en el que las espadas están por todo lo alto.

Hubo un tiempo, no muy lejano, en el que el top four de la Premier League estaba claro antes incluso de que arrancase la temporada. La apuesta por Manchester United, Chelsea, Liverpool y Arsenal era sobre seguro. Muy mal tenían que hacer las cosas estos clubes para no terminar entre los cuatro primeros de la tabla. Ahora es todo lo contrario, ya no vale con no hacerlo mal. De hecho, tampoco vale con dar una buena imagen. La irrupción de Tottenham y City a principios de década ha hecho estallar en la Premier una guerra que varios históricos pensaron que nunca librarían. La entrada en la máxima competición de clubes del planeta ya no es un privilegio de unos pocos. Ya no hay cuatro equipos para cuatro puestos. Ahora son seis… y sobran dos. El himno de la Champions está más caro que nunca en Inglaterra.

La historia del City cambió para siempre el 13 de mayo de 2012. Hasta ese día y desde el milagroso título del Blackburn Rovers en 1995, la liga inglesa se había repartido tiránicamente entre Manchester United, Chelsea y Arsenal. Fue el principio del fin de una época. Era la última jornada de la Premier y el título se decidía entre los dos conjuntos de Manchester. A los cityzens no les valía otra cosa que no fuese la victoria. La final era en casa ante el modesto QPR, por lo que la primera Premier tras 44 años de sequía parecía en el bolsillo. Sin embargo, los locales perdían en el añadido por 1-2 contra todo pronóstico. Eran obligatorios un par de goles y el tiempo corría como la pólvora. Para colmo, el United había hecho los deberes y a falta de 180 segundos ya celebraba el campeonato. El tiempo justo para que Dzeko igualara de cabeza a la salida de un córner y Agüero, con una jugada marca de la casa, hiciera estallar de alegría a la parroquia sky blue.

La temporada 2011/12 fue eclipsada por el milagro del Etihad. Por primera vez en 16 años, la Premier la ganó un equipo distinto a United, Chelsea o Arsenal. Tan cegador fue el efecto que poca gente reparó en la cuarta plaza del Tottenham. Para desgracia de los spurs, el Chelsea ganó la Champions de ese año. Desgracia no porque fuese un rival de Londres, que también, sino porque los blues habían terminado en sexta posición y, como campeones de Europa que eran, les correspondía una plaza en la competición que acaban de ganar. El Tottenham fue la víctima colateral. Más allá de la desilusión, algo comenzaba a moverse en el fútbol inglés. Se estaba fraguando la defunción del top four y el nacimiento del top six.

Siete años después, se puede decir que el tiempo le ha sentado bien a Tottenham y City. Los dos se han convertido en clásicos recientes de los sorteos de Champions y han cumplido con sus objetivos más fundamentales. Los cityzens cuentan con dos Premier más en sus vitrinas y los spurs llevan tres campañas seguidas clasificándose entre los cuatro primeros. Cada uno a su manera, eso sí. El City es el equipo del mundo que más dinero se ha gastado desde 2015. Nada menos que 644 millones de euros. Una cifra que contrasta drásticamente con los cero euros que el Tottenham invirtió en el pasado mercado de verano. La noche y el día. Cinco de los diez defensas más caros de la historia juegan en el City. Solo en apuntalar la retaguardia, la dirección deportiva de Txiki Begiristain se ha gastado 283 millones de euros. La parcela ofensiva tampoco deja lugar a dudas. El tridente de atacantes habitual de Pep Guardiola, conformado por Bernardo Silva, el Kun Agüero y Raheem Sterling, costó en su conjunto 163 millones de euros. Harry Kane, estrella y buque insignia del Tottenham, se incorporó a la Academia del club con 11 años. Dele Alli, la gran esperanza de los spurs, firmó con 18 años procedente de un equipo de la tercera división inglesa…

Lejos de sacar pecho por los resultados obtenidos pese a la austeridad económica, Mauricio Pochettino no se contenta y quiere más. A la plantilla del Tottenham le hace falta ese empujón económico que a la hora de la verdad marca la diferencia entre ganar o no un título. Morir en la orilla no es suficiente. Los aficionados spurs llevan más de una década sin rascar metal. Demasiado tiempo para un equipo que ha invertido casi la totalidad de su presupuesto en la construcción del nuevo White Hart Lane. La nueva casa del Tottenham es un estadio de estilo vanguardista que no rehúye de la esencia y los valores tradicionales del conjunto del norte de Londres. Probablemente sea el mejor campo de fútbol de toda Inglaterra. Los spurs inauguraron su remozado hogar con una victoria en Premier por 2-0 ante el Crystal Palace. El primer gol llevó la firma de Son Heung-min. A falta de fichajes, el nuevo White Hart Lane deberá hacer de jugador número 12.

Enfrente habrá un equipo que, a diferencia del Tottenham, tiene más de un frente abierto. El Manchester City ya es campeón de la Carabao Cup y está en la final de la FA Cup. En Premier son segundos a dos puntos del Liverpool, aunque con un partido menos. Los hombres de Guardiola dominan con puño de hierro el fútbol inglés. La adaptación del técnico catalán a las Islas Británicas se puede dar por finalizada. Otra cosa es Europa. El país es el mismo, pero el continente es diferente. La temporada pasada el City cayó eliminado en esta misma ronda ante el Liverpool. Es más, no pudo ganar ni en el encuentro de ida ni en el de vuelta. Guardiola está cumpliendo su tercera campaña en Manchester. Hasta la fecha, ha añadido cuatro títulos más a su palmarés y está pendiente de otros tres. El técnico catalán ya sabe lo que es ganar un triplete, pero no un trébol de cuatro hojas. La asignatura pendiente de Pep en el City, por encima de los trofeos nacionales, es la Champions. En su primer año en el banquillo del Etihad fue eliminado en octavos y en el segundo en cuartos. La regla dice que este año caerá en las semifinales…

Tottenham y City son dos modelos de club antagónicos. Sin embargo, también hay puntos que los unen, aunque de primeras suene imposible. Los dos equipos han ocasionado un conflicto donde antes no lo había. Entrar en Champions en la Premier League es más difícil ahora que hace una década. Y ya que hablamos de Europa, el mejor resultado histórico de spurs y cityzens en la máxima competición de clubes del Viejo Continente son unas semifinales. Al término de la eliminatoria, al menos uno habrá empatado con su historia.

Comenta

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio

Más en Champions

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies