¡Síguenos!
Campaña de la Cruz Roja de EE UU para donación de sangre.

Marketing

La noche es larga y oscura y alberga horrores

Juego de Tronos es una serie que lo tiene todo, es mucho más que una ficción, es un gran evento televisivo. Puro espectáculo. Pura emoción. Una máquina de marketing, una máquina de hacer dinero.

Quién no ha oído hablar de Juego de Tronos? Una de las series más adictivas y con más seguidores de los últimos tiempos desde su estreno en 17 de abril de 2011. Sus capítulos son uno de los momentos más esperados de la televisión, a la altura de los grandes acontecimientos deportivos.

La trama de Juego de Tronos está basada en los libros de George R.R. Martin —Canción de hielo y fuego— y relata la competencia entre familias nobles de los siete reinos en el continente ficticio Poniente, que buscan desesperadamente ganar el control sobre el Trono de Hierro y gobernar los siete reinos que conforman al territorio.

Se inspira en la Europa medieval, una época apasionante que según muchos historiadores representa un retroceso para la humanidad. Una época gris, cruel e intrigante que los guionistas mezclan con elementos fantásticos y guiños a la actualidad política… ¡un cóctel perfecto!

La serie es una referencia cultural de primer orden, una delicia para el espectador, una obra maestra.

HBO tiene un “productazo”, clave principal necesaria para hacer un buen marketing, pero es que, además, está bien vendida. Cuenta historias apasionantes que, poco a poco, se van desgranando a lo largo de sus ocho temporadas trabajando de manera especial las emociones del espectador, haciéndonos partícipes de las vivencias de sus protagonistas.

Buenos muy buenos, malos muy malos, buenos que son malos, malos que son buenos y un sinfín de personajes de los que enamorarse y odiar a la vez. Contar historias con solidez en su narrativa y sorprendiendo continuamente a sus seguidores es la clave. Algo que parece sencillo, pero que pocas series consiguen.

Juego de Tronos conquista al público superándose temporada a temporada. Las series suelen perder audiencia a lo largo de los años, pero en este caso es todo lo contrario. Con el paso del tiempo ha cogido más fuerza. Sus creadores son tan ambiciosos e implacables como los protagonistas de la ficción.

Y como no podía ser de otra manera, las redes sociales se han convertido en el canal de difusión más importante para Juego de Tronos. Son una gran herramienta para llegar a los espectadores. Acumulan millones de fans procedentes de todo el mundo en Twitter, Facebook, Instagram, YouTube… y las conversaciones alrededor de las tramas y los personajes son continuas. Mantenerlas vivas es la principal obsesión de sus creadores.

El poder de la marca Juego de tronos arrastra no solo al contenido en sí, sino a todo el ecosistema que le rodea, el negocio es brutal. Existen miles de productos basados en la marca: tazas, camisetas, muñecos, juegos de mesa… y, hasta un curso de idiomas para aprender Alto Valyrio.

El turismo donde se rueda la serie es otra de las grandes beneficiadas. En Irlanda, donde se lleva grabando desde la temporada uno, el impacto económico ha supuesto un beneficio de 108 millones de euros. Y también en nuestro país. Ya se organizan rutas por las localizaciones de la serie en Sevilla, País Vasco, Gerona, Cáceres, Guadalajara…

Las marcas también forman parte de ese mundo y han promovido diferentes campañas. Como el Summer is coming de Vueling. O el calzador para puertas de Ikea al que llamaron Hodor. Genial ¿no?

Para HBO es su principal argumento de venta de su servicio de streaming en España. La asociación es total.

Movistar y Vodafone nos inundan en estas fechas con su publicidad y buenas ideas. Por ejemplo, Movistar ha lanzado la campaña «Juego de balcones», donde los fans pueden recoger una bandera con su símbolo de su familia favorita para colgarla en su balcón o disfraza de personajes de Poniente a todas sus estrellas (Iñaki Gabilondo, Andreu Buenafuente, David Broncano, Antoni Daimiel…) para cantar en Navidad un curioso villancico: «A Poniente va una reina rin rin, yo te destronaba, yo te destroné, yo me coronaba, yo me coroné, junto a sus tres dragones…”.

Oreo es otra de las marcas que se suman al éxito creando “Las galletas más épicas de la historia», recreando la mítica cabecera de la serie donde los protagonistas son las galletas de chocolate. Pronto veremos una edición limitada que tendrá galletas con los escudos más representativos de la serie como los de las casas Star, Lannister y Targaryen o el Rey de la Noche.

Johnnie Walker se fija en los personajes más enigmáticos y temidos con una edición limitada de su whisky inspirándose en los caminantes blancos: «White Walker by Johnnie Walker».

Los helados Magnum también se unen lanzando una promoción por la que comprando dos tarrinas regalan al consumidor dos meses gratis de suscripción a HBO. Como para no darse un atracón de helados.

Y, por último, la más brillante. HBO y Cruz Roja Americana han unido sus fuerzas para crear la campaña solidaria «Sangrando por el trono» para que sus fieles estadounidenses donen sangre a cambio de regalos de la serie.

La serie está repleta de frases míticas que ya son historia de la televisión, como la conocida “winter is comming” ya convertida en su gran eslogan. Aunque, por qué no decirlo, también podría servir para promocionar una estación de esquí.

Otra de las más icónicas es “un Lannister siempre paga sus deudas”. Frase ideal para promocionar una entidad financiera. O, por último, “la noche es larga y oscura y alberga horrores”, mi preferida y muy utilizada entre padres primerizos antes de acostar a sus niños. Cualquier producto para mejorar el sueño sería un eslogan perfecto.

Juego de Tronos es ya una marca icónica, a la altura de las más grandes. Pocas aguantan su fuerza ya sea en la gran pantalla o en casa, quizá La Guerra de las Galaxias o ahora Los Vengadores, el tiempo lo dirá.

¿Con qué familia te identificas más? ¿Con el estricto sentido del honor de los Stark? ¿Los ricos e influyentes Lannister? ¿Vivir como los vikingos del pillaje como los Greyjoy? ¿Con la riqueza de los Tyrell? ¿Con el valor de los Targaryen? ¿Con el ímpetu de los Baratheon? ¿Con el glamour Martell?

La octava será la última temporada. Seis episodios de más de una hora de duración, los más largos y caros de la serie, para poner cierre a la saga televisiva que, para alegría de muchos, no terminará aquí, ya que HBO ya prepara hasta cinco spin-off que tomarán el relevo en el 2020. Gran noticia para los fans de Jon Nieve, Daenerys Targaryen, Tyrion Lannister o Arya Stark ya que el fin de Juego de Tronos podría convertirse para HBO en una noche larga y oscura que, ya sabes… alberga horrores.

Comenta

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio

Más en Marketing

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies