¡Síguenos!
Foto: Salva Maroto
Foto: Salva Maroto

Turf

TURF con mayúsculas

Habría que ir pensando en bascular la corona oficiosa de Mejor Carrera hacia el Memorial, al estilo del Arco francés o del Champions Inglés.

Históricamente el día grande en el Hipódromo de la Zarzuela era el Gran Premio de Madrid, que solía hacerse coincidir con el día de San Pedro. Los más veteranos recordarán el calor asfixiante, el atasco interminable a la salida (“a la última no nos quedamos”) y sobre todo, la carrera que coronaba al mejor caballo de España y donde se forjaban las leyendas. El País, Casualidad o El Señor pasaron a nuestro Olimpo de mitos al ganar varias veces esa emblemática prueba. Porque era el objetivo de cualquier propietario y profesional del turf español. Porque la Copa de Oro de Lasarte estaba muy bien, pero era “otra cosa”. Porque el Derby sonaba más a Epsom que a Madrid, y porque el Memorial Duque de Toledo olía más a consolatoria que a otra cosa.

Pero los tiempos han cambiado, y no solo por los atascos. Cierto que la prueba mejor dotada del calendario español sigue siendo el Gran Premio de Madrid (el cual, por cierto, ha perdido la condición de Listed), pero es muy habitual que los tres años se den mus en la carrera primaveral, que el terreno esté como una piedra, lo que hace que los caballos más delicados sufran más de lo aconsejable, y que la prueba de los dos años que le compaña, el Martorell, no la gane el mejor potro, sino el más precoz.

Por todo eso (y por más razones), yo creo que habría que ir pensando en bascular la corona oficiosa de Mejor Carrera hacia el Memorial, al estilo del Arco francés o del Champions Inglés. Y es que en esta época los tres años están más hechos, las yeguas lucen más que en primavera, y el Criterium de potros es más competido e interesante que el Martorell.

A todo eso se le acompaña con una prueba para velocistas, una carrera con buena dotación reservada a los nacionales, y un par de hándicaps especialmente cuidados, y tenemos nuestro día de los campeones, como ha sido hoy. Porque indudablemente ha sido un bonito día, otoñal y con nubes, que es como tienen que paladearse las carreras de caballos (“al hipódromo se debe ir incluso si hace sol”).

Hemos vivido un triplete de un jinete “de la casa”, José Luis Borrego, del semental Caradak (un seguro de vida), un doblete del entrenador y del jinete que lideran las estadísticas, Guillermo Arizkorreta y V. Janacek, la consagración de Hipodamo de Mileto como mejor caballo del año, hemos visto a un Gueraty que demuestra que hoy por hoy es el potro referencia de su generación, y nos hemos deleitado con un doblete de Abril como madre de ganadores (qué clase trasmite esta yegua). Si a esto le sumamos la subasta de ayer de yearlings, que dejó buen sabor de boca y que podría indicar un repunte en la ilusión de los criadores, nos deja un estupendo fin de semana. Festejemos que hemos vivido dos días de TURF con mayúsculas.

Comenta

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio

Más en Turf

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies