La imparable globalización del turf - Turf - A la Contra
¡Síguenos!
Soupha, Foto: Salva Maroto
Soupha. Foto: Salva Maroto

Turf

La imparable globalización del turf

El turf español es uno de los mejores ejemplos de interacción cultural que se puede encontrar en el deporte nacional.

Ayer el mundo de las carreras de caballos tenía sus ojos puestos en el opulento meeting de la Breeders’ Cup, que se desarrollaba al otro lado del atlántico, concretamente en Kentucky, cuna del turf americano. Allí se daban cita algunos de los mejores purasangres de Inglaterra, Irlanda, Francia, Argentina, Estados Unidos, etc. Así vimos a la británica Enable hilar un doblete histórico al conseguir ganar el mismo año el Arco del Triunfo y la Breeders’ Cup Turf, al americano Accelerate volar sobre la arena de Churchills Down para ganar la Classic, o al magnifico jinete dominicano Joel Rosario hacerse con cuatro pruebas del fin de semana.

Y es que el turf ha sabido entender como pocos deportes que la globalización no solo es necesaria, sino que es un fenómeno imparable. Pero aún con todo y con eso, se vio una circunstancia que no deja de ser sorprendente incluso para el mundo de las carreras de caballos, como es que un entrenador americano haya ido a comprar una potra a Europa para llevársela de nuevo a USA, y que se imponga ayer en la prueba de dos años en el hipódromo de Louisville para más tarde anunciar que probablemente su carrera se desarrolle el año que viene en Europa.

En España no hemos llegado a tanto (quizás porque no tenemos el dinero suficiente) pero hoy se ha podido ver que tampoco el turf patrio renuncia a la globalización. Así en la prueba principal del día ha salido victoriosa Soupha, una potra nacida en Francia, estabulada en Madrid y que pertenece a M’Hammed Karimine, un poderoso propietario que reside en Marruecos. Pues eso, multiculturalidad por los cuatro costados: en segundo lugar entró un ejemplar inglés entrenado por el portugués J.C. Cerqueira.

Y es que actualmente el turf español es uno de los mejores ejemplos de interacción cultural que se puede encontrar en el deporte español, y donde sin cuotas, sobreprotecciones o alharacas varias convive y trabaja gente de distintos países y culturas, donde solo se miran los resultados, sin preguntarse por el lugar de nacimiento. No somos Kentucky, ni celebramos meetings de la categoría de la Breeders’ Cup, pero algo es algo. Porque negarse a aceptar la globalización del deporte es negarse a aceptar que amanece por el Este.

Comenta

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio
Anuncio

Más en Turf

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies