¡Síguenos!
La grada Auteuil del Parque de los Príncipes
Imagen de la grada Auteuil, ocupada por ultras del PSG.

Champions

Ultras, el lado salvaje del PSG

Los grupos Boulogne Boys, de ultraderecha, y Auteuil, de extrema izquierda, ya cuentan con un muerto en sus enfrentamientos.

No todo es glamour en el Paris Saint-Germain. El club tiene su lado oscuro y salvaje en los grupos ultras, que han regresado a las gradas del Parque de los Príncipes con el consentimiento de Nasser Al-Khelaifi.

El origen de los ultras del PSG hay que situarlo a mediados de los años 80. Bajo el influjo de la fascinación por The Kop, la mítica grada de Anfield, el estadio del Liverpool, se crearon los Boulogne Boys. El grupo no tardó en ser dominado por cabezas rapadas de ultraderecha. Individuos violentos, racistas y fascistas encontraron su sitio en Kop of Boulogne. Sin medir la magnitud del problema que estaba germinando, fue el propio club el que alentó el crecimiento de este grupo facilitándoles entradas más baratas.

Cuando Canal+ se hizo con la mayoría del accionariado del PSG, ya en los 90, a los directivos de la cadena y del club se les ocurrió que la mejor forma para contrarrestar el poder y la violencia con la que se manejaba Kop of Boulogne era favorecer una escisión dentro del grupo. Ofreció a parte de los Boulogne Boys que se trasladaran al otro fondo del Parque de los Príncipes, el Auteuil. En una maniobra descabellada, el PSG pasó de tener un fondo de seguidores ultras a tener dos. Las consecuencias de esta decisión han sido nefastas.

Si Kop of Boulogne se distinguía por su ideología, si puede llamarse así, de ultraderecha, en Auteuil, donde predominaban los inmigrantes y había una mayor diversidad racial, abrazaron el ideario político de la extrema izquierda.

El odio que se profesan Kop of Boulogne y Auteuil es eterno y supera al que puedan sentir por los ultras de cualquier otro equipo del país, incluidos los del despreciado Marsella, su mayor enemigo deportivo.

Pero la violencia de los Boulogne no estaba reservada sólo para los Auteuil. En 2006, durante un ataque xenófobo a seguidores del Hapoel Tel-Aviv de Israel, un ultra del PSG, Julien Queremer, falleció a causa de un disparo de la Policía.

La gravedad de los hechos no les hizo retroceder y la violencia continuó siendo su seña de identidad. Sus continuos ataques a los Tigris Mystic provocaron la disolución de este grupo, uno de los más importantes de los Auteuil.

La escalada de violencia provocó la intervención del Gobierno francés, que en 2008 se apoyó en un decreto para disolver los Boulogne Boys. Pero esta decisión no erradicó el problema, ya que la Kop continuó habitada por grupos como Gavroches, Rangers o Casual Paris, facciones más pequeñas y sin el poder de control que ejercían los Boulogne sobre esa grada.

Enfrente, en Auteuil, los Tigris se reconvirtieron en La Grinta y continuaron compartiendo ubicación con Lutece Falco, Autenthinks o Supras, la facción más numerosa y nuevo objetivo de la Kop, una vez disueltos los Tigris.

Los Boulogne recuerdan a Yann Lorence, el ultra fallecido.

Cada vez más numerosos, los ultras de Auteuil aguardaron el momento de vengar la disolución de los Tigris y lo encontraron en febrero de 2010, después de un partido contra el Marsella. El ataque a los miembros de la Kop acabó con la muerte de uno de sus miembros, Yann Lorence, y provocó la intervención inmediata del PSG. El entonces presidente, Robin Leproux, retiró los abonos a los miembros de la Kop y de Auteuil, una medida que mantuvo Nasser Al-Khelaifi cuando se hizo con el control del PSG.

Así fue hasta que en febrero de 2017 Al-Khelaifi decidió permitir que los ultras volvieran al Parque de los Príncipes, provocando la indignación de las autoridades francesas, en especial del director general de la prefectura, Jean Claude-Blanc. La decisión de Al-Khelaifi llegó sólo unos días después de que miembros de Boulogne y de Auteuil se citaran en una autopista durante su desplazamiento para presenciar el partido del PSG en Rennes.

No fue ese un incidente aislado y el pasado mes de noviembre, la Comisión de Disciplina de la Liga Profesional de Fútbol cerró por un partido la tribuna Auteuil por el «uso de artefactos pirotécnicos», es decir, por el lanzamiento de cohetes, el 27 de octubre en el encuentro contra el Niza.

Si alguna vez se habían ido, no hay duda de que los ultras han vuelto al Parque de los Príncipes.

En 1994 empezó a vivir el periodismo en AS, formó parte de la familia de PC Fútbol y en 2002 comenzó a navegar por Internet con AS.com. Vivió el triunfo en la Eurocopa de 2008, aunque para ello tuviera que alejarse durante un tiempo de Moratalaz.

Comenta

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio

Más en Champions

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies