Un agujero en el estómago I Opinión I A La Contra
¡Síguenos!
Marco Asensio ante la Juve I CORDON PRESS

Opinión

Un agujero en el estómago

Si nos imaginamos un Madrid sin Cristiano y sin Modric, para mí, artífices principales junto a Zidane de la gloria europea, posiblemente nos cueste tragar.

El cierre del mercado me pillará bostezando, sospecho, ya que no se avecina, a simple vista, un agosto plagado de emociones fuertes. El agujero que ha dejado Cristiano en el equipo y en la mente de muchos madridistas es tan grande que, a estas alturas, harían falta un par de parches de dimensiones descomunales para  tapar bocas y desterrar malos pensamientos.

Os digo esto tomándome un vaso de leche, porque una de adrenalina entiende: no me gustaría que pasase otro verano entre los que pudieron venir y no lo hicieron, más aún cuando la sombra de Cristiano, me temo, dejará un par de muertos en nuestro armario. Sin embargo, no soy ni mucho menos partidaria de que nos cortemos las venas a principios de agosto, no estamos hechos de esa pasta, aunque nos queramos familiarizar con el dramatismo por si acaso vienen mal dadas.

Si Modric decide marcharse, se me llenarán los ojos de lágrimas, pero si algo he aprendido en mis pocos años de vida, es que el amor no dura para siempre. Lamento ser yo quien os anuncie tan amarga noticia. Si nos imaginamos un Madrid sin Cristiano y sin Modric, para mí, artífices principales junto a Zidane de la gloria europea, posiblemente nos cueste tragar. Los goles del portugués y la presencia, el temple y la calidad del croata son valores que el Madrid no puede permitirse perder. Lo primero ya lo ha perdido, y no parece dispuesto a invertir una cantidad acorde con lo que se maneja en el mercado para recuperar, al menos, la mitad de los tantos que marcaba Cristiano. Ya escribí que desconfiaba del cariño que se le está dando a Benzema. Y Bale, aunque queremos colocarle ya como el líder indiscutible de esta temporada, aún tiene que aguantar un año sobre el césped y no sobre una camilla.

Dadas las circunstancias, parece que la espera hasta final de mes se antoja inquietante. Mentiría si dijese que no me hace ilusión ver a Asensio y a Vinicius entenderse a las mil maravillas, a Bale corretear como un galgo y disparar con la precisión de un francotirador, o a Lunin ponerle las cosas extremadamente difíciles a Kiko Casilla. Pero es cierto que la impaciencia puede hacer mella en la voluntad de los más acérrimos.

Yo sigo esperando un rayo de luz, mientras me quito la arena entre los dedos. Eso sí, lo que hay no es malo, ni insuficiente para dar la cara. Pero esto es el Real Madrid y dar la cara o estar tocado por una varita que te permita ganar cuatro Champions en cinco años no es suficiente en cuanto que la pelota vuelve a rodar sobre el césped. Somos unos desgraciados, para bien y para mal. De ahí viene ese cosquilleo, pero tranquilos, yo estoy comiendo cantidades ingentes de helado para calmar la ansiedad.

 

Periodista. Si suena Ella Fitzgerald, mejor. LaLaLandera. Tiene carácter, talento y, para colmo, nació cuando la mayor parte de nosotros ya teníamos media carrera hecha (o deshecha). Posee una gran habilidad para salir al corte en el fútbol y en la redacción, aunque es más de ponerla en la escuadra. Emperatriz de la batcueva.

Comenta

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio

Más en Opinión

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies