¡Síguenos!
Unión Adarve.
El Unión Adarve celebra un gol en el campo Vicente del Bosque.

Fútbol

Adarve: al cuarto equipo de Madrid se le queda pequeño el barrio

Un club de cantera con presencia en todas las categorías inferiores del fútbol español ha revolucionado el Barrio del Pilar en Madrid.

La vida es una sucesión de mudanzas, y estas, una modalidad de terremoto. Al dolor de cabeza propio de los objetos perdidos en ese tránsito se suma la incertidumbre de lo nuevo, del salón sin recuerdos, de los espacios por habitar. Poco importa que el cambio sea a mejor y las comodidades aumenten. A ti te gustaba tu barrio, donde el lotero te saludaba por tu nombre y en el bar, camino del estadio, ya sabían lo que querías. Ahora habrá que rehacer ese camino cada domingo, para seguir una pasión que te identificaba con tus vecinos al abrigo de un fútbol terrenal que fantaseaba con las alturas. Desde la butaca ya no se verán rascacielos, pero el Unión Adarve quiere seguir aullando alto como el cuarto equipo de Madrid.

La particular historia de este club radicado en el madrileño Barrio del Pilar desde hace más de 25 años ha sufrido este verano un nuevo terremoto. Tras debutar con éxito en la categoría de bronce del fútbol español, esta entidad nacida como club formador con el que ofrecer a los niños una alternativa deportiva, se ha visto sobrepasada por los logros cosechados sobre el verde. Con presencia en todas las categorías del fútbol base español, han sido los éxitos del primer equipo los que han revolucionado el barrio, hasta que se les ha quedado pequeño. Si el Vicente del Bosque, campo municipal situado a los pies de las cuatro torres, acogió su primera temporada en 2ºB, el García de la Mata será testigo de excepción de la temporada de su confirmación. El nuevo estadio, sin embargo, está situado a siete kilómetros de la sede del club, en el cercano barrio de Arturo Soria. Los lobos cambian de guarida pero el espíritu permanece.

 


Adarve y el barrio


“Hemos mejorado en todos los niveles desde la calidad del césped a las dimensiones del campo o los vestuarios”, confiesa Óscar Fernández a A LA CONTRA, el encargado de comandar a los rojinegros desde el banquillo. Todos están de acuerdo en las mejoras aunque el vestuario mantiene la incertidumbre de cómo responderá la afición: “A ver cómo se comporta con este cambio de campo, ahora les pilla un poquito más lejos a la gente del barrio. Esperamos que el club también ponga de su parte para que la gente tenga facilidades para venir”, cuenta Berodia, uno de los veteranos en el centro del campo. “La mejor solución era esta, el García de la Mata, que claro ya no está en el barrio, aunque no queda lejos. Es un cambio difícil para la gente y para el club, al final es salir del barrio aunque sea temporal”, comenta Álvaro Olmedo. A expensas de conquistar nuevos territorios, el Adarve lo que no quiere es perder fieles en este traslado.

En realidad no tenían elección, el Vicente del Bosque es un campo municipal situado a los pies de la antigua ciudad deportiva del Real Madrid que no cumplía con la normativa para albergar partidos de Segunda B. La moratoria para usar sus instalaciones duró la primera temporada y las reformas emprendidas no han llegado a tiempo para este nuevo curso. “Se lo hemos comentado al club desde el primer día, queremos tener el mismo ambiente que teníamos en el Vicente del Bosque”, insiste Olmedo. Mudar la atmósfera del estadio será lo más complicado, porque allí se arremolinaban cada domingo por la mañana fieles y curiosos que encontraban en el Adarve una excusa más para reconciliarse con el fútbol. Algunos días hasta 3.500 espectadores. Por eso el Míster no duda: “Ya nos pasó cuando nos cambiamos al Vicente del Bosque, que la gente respondió por encima de nuestras expectativas. La gente que tiene el sentimiento del Adarve le da igual donde ir, somos pocos pero lo llevamos muy adentro y vamos a hacer ruido. No tengo dudas de que el día del Atlético de Madrid esto va a estar a reventar”.

Conscientes de lo que cuesta abrirse paso en una ciudad tan futbolizada como Madrid, donde en un radio de 40 kilómetros se concentran hasta siete equipos profesionales, el Adarve luce orgulloso su idiosincrasia barriera y el cariz formativo de su escuela. Asentada como una de las canteras más prolíficas de la capital desde hace varias décadas, ahora intentan que el sentimiento de pertenencia se multiplique con los buenos resultados cosechados por el primer equipo: “El mensaje es que aquí se puede llegar hasta arriba, hasta el primer equipo”, dice el Míster. En esas categorías inferiores Adarve ya compite contra los mejores fruto de los más de 500 niños que engrosan sus filas y el crecimiento del club intenta que repercuta en beneficio propio para dejar de ser un granero para otros: “Son muchos los jugadores que han jugado en Primera y Segunda y que se han criado aquí; en su momento salieron a canteras más potentes de equipos como Madrid, Atleti o Getafe, es difícil competir contra ellos, pero se intenta”, revela Olmedo.

 


Proyecto Comunale


Precisamente su primer rival en esta nueva temporada, el Atlético de Madrid, le puede explicar bien las consecuencias del desarraigo. Los rojiblancos tienen fresca su última mudanza y lo que cuesta llenar un nuevo hogar de recuerdos. Contra eso pelearán también este año aunque los jugadores tienen clara la receta: “Si nosotros somos capaces de ilusionarles desde el campo, la gente se va a enganchar rápido”, dice Berodia. Olmedo también confiesa que el marcador dirimirá esa contienda: “Si los resultados son buenos diremos que el cambio ha sido a mejor y si no son tan buenos nos acordaremos aún más del Vicente del Bosque”.

Tras esta huida hacia adelante del Adarve, lo que se vislumbra es una vuelta a los orígenes. Al lugar donde empezó todo hace 25 años. Allí en Vereda de Ganapanes, epicentro del sentimiento rojinegro desde hace más de dos décadas, se abre paso el proyecto Comunale. Al estilo de los estadios municipales levantados en Italia, el Unión Adarve ha conseguido poner de acuerdo a todos los grupos políticos y la Junta del Distrito ha aprobado una reforma integral de las instalaciones que repercutirán no solo en el primer equipo sino también en las categorías inferiores. “El barrio necesita una instalación así para los chicos, para las familias, para que siga creciendo el deporte en el barrio” insiste Óscar Fernández, que en 14 años en la casa ha conocido los días de fútbol y barro. Jugadores como Álvaro Olmedo van aún más allá, en los beneficios que este nuevo proyecto reportará al club: “A mí me ha pasado cuando era chaval, ir a entrenar y fijarme en los mayores, ver lo que hacen ellos y motivarte por llegar algún día ahí. Este club no es solo el Adarve de 2ºB, es sobre todo un club de cantera, y al estar separados ahora de ellos se pierde un poco el verdadero valor del Adarve”.

Adarve, proyecto Comunale.

Adarve, proyecto Comunale. Imagen: Unionadarve.com

El ambicioso sueño de Ganapanes, a falta de que la aprobación de los presupuestos municipales dé el OK definitivo, tardará todavía dos o tres años en hacerse realidad. Las nuevas instalaciones supondrán un nuevo hito en el crecimiento exponencial del club. Allí se reunificarán todos los equipos y se podrán albergar incluso partidos de Segunda División. En esa dirección apunta el técnico: “El paso de 2ºB a Segunda División es muy importante, ese sería el objetivo a medio plazo. Todos remamos en la misma dirección y cuando eso ocurre, tarde o temprano, terminas llegando a buen puerto”. Con ese leit motiv se prepara el equipo, consciente de los retos que están por llegar y de que la pelota resultará imprescindible para acortar los plazos: “Lo más importante es que el club se mantenga en 2ºB, porque al final para un proyecto así es necesario que nosotros respondamos, para que todo salga adelante, para tener más fuerza ante los políticos”, confiesa Olmedo.

 


Futbolistas a tiempo parcial


En ese proceso de cambio constante el Unión Adarve última los preparativos para el inminente comienzo de la temporada. Y no es el paisaje lo único que se ha alterado, también el banquillo y muchos de los protagonistas de las gestas más recientes. Tras los éxitos cosechados por Victor Cea, este año se ha apostado por Óscar Fernández curtido en las categorías inferiores del Adarve durante 14 años y al que ahora le llega la oportunidad en el club de su vida: “Se han hecho grandes esfuerzos para completar una plantilla experimentada, con refuerzos que nos van a aportar mucho y con gente de la casa que conoce bien el Adarve”. El nuevo entrenador tendrá que enfrentarse también a una realidad habitual en el fútbol de bronce, donde los futbolistas lo son a tiempo parcial: “Eso también nos mueve a nosotros a pelear aún más. Esas dificultades de tener una plantilla que compagina el fútbol con otra profesión al final te obliga a estructurar mejor los tiempos y las cargas de trabajo”, resume Óscar.

Alguien que sabe muy bien lo que es organizarse es Álvaro Olmedo: “He notado mucha diferencia de 3ª a 2ºB en la exigencia física. Tu cuerpo tiene que estar al 100% y en vez de irte a echar la siesta, de alimentarte bien o descansar en condiciones, tienes que ir a trabajar o a estudiar”. Álvaro confiesa que no hay más fórmula que arañar horas al ocio y los amigos para poder compatibilizar pasión y trabajo, aunque en su caso, el cambio de chip resulte aún más complicado: “Al principio me costaba, quería ser justo con mi profesión y con el fútbol e intentaba extrapolar muchas de las situaciones que vivía a lo que contaba en el periódico”. Olmedo además de un exquisito mediocentro es periodista deportivo. Durante 10 años ha desarrollado su otra pasión en Marca e incluso ha tenido que hacer alguna crónica de su equipo: “Lo que he aprendido en estos años es que se empatiza poco con el futbolista, no solo desde el periodismo, también desde la sociedad en general. A nivel mental es muy duro y no se ha explicado bien todo lo que hay detrás, los sinsabores, la exigencia, la presión y la crítica que te machaca al mínimo error”.

Dice Olmedo que la experiencia te ayuda a combatir todo eso, que la mentalidad de cualquiera de esos chavales que sueñan con vivir dando patadas a un balón es fundamental “porque todo esto ocurre siendo muy joven” y al final el coco se va endureciendo a medida que uno conoce la cara B del fútbol. Otras veces es la cara B de la vida la que te impide centrarte en la pelota. Algo así le ha ocurrido este verano a Gerardo Berodia, que cuando suelta el balón agarra el volante de su taxi: “Cuando tienes preocupaciones y ves peligrar un negocio en el que has invertido bastante dinero y bastante tiempo es complicado concentrarse”. El jugador del Adarve confía en que la problemática surgida por la aparición de las empresas VTC se solucione y el taxi pueda seguir siendo lo que siempre fue un servicio que pueda funcionar con normalidad y en igualdad de condiciones con el resto de competidores.

Exactamente eso quiere volver a demostrar el Unión Adarve, que puede competir contra cualquiera ahora que se han ganado el respeto de la categoría: “La temporada pasada éramos absolutamente desconocidos para los equipos, algunos no se sabían ni el nombre. Este año seguro que valoran más lo que significa enfrentarse a nosotros y se prepararán más los partidos”, confiesa Olmedo. El listón subirá también para los lobos, hambrientos por seguir prolongando un cuento que no conoce techo: “Ojalá algún día podamos decir que somos el Rayo Vallecano del norte de Madrid, porque un barrio nos haya empujado también hasta allí, hasta lo máximo”, dice el Míster, mientras intentan ganar tiempo con la pelota para volver a casa y aullar de nuevo con fuerza que son el cuarto equipo de la capital.

1 Comment

1 Comment

  1. Pingback: Berodia: de conducir un taxi a hacer lo que te gusta | Varona | A la Contra

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio

Más en Fútbol

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies