Ruiz y Botello se resarcen en Lisboa y saborean la gloria I Pádel I A La Contra
¡Síguenos!
Uri Botello y Javi Ruiz I www.worldpadeltour.com

Pádel

Ruiz y Botello se resarcen en Lisboa y saborean la gloria

La pareja española, que se impuso en la final a Diego Ramos y Rafa Méndez por 6-3 y 7-5, logró su primer título en el segundo Challenger de la temporada.

El deporte, y el pádel, rara vez dan segundas oportunidades. En contadas ocasiones, y con cuentagotas, algunos afortunados disfrutan de una segunda oportunidad para alcanzar la gloria cuando no se logró a la primera. Y una de estas ocasiones se dio cita este domingo en Lisboa, segundo Challenger de la temporada World Padel Tour, para que Javier Ruiz y Uri Botello lograran el título al imponerse a Diego Ramos y Rafa Méndez por 6-3 y 7-5.

Se presentaban Uri Botello y Javier Ruiz en la capital lusa ya con la vitola de favoritos. Apenas unos días después de caer en la final del primer Challenger del año en Madrid ante Grabiel y Lijó la cita lisboeta aparecía en el calendario como una nueva oportunidad de realizar un buen papel, de acercarse de nuevo a lo más alto.

Por la parte alta del cuadro y con unos cruces más que complicados, su periplo por Lisboa iba a ser una nueva oportunidad de demostrar que son una de las parejas más en forma del año. Víctor Ruiz y Javi Rico en octavos, Campagnolo y Bergamini en cuartos y Gadea y Cepero en semifinales, serían las parejas que tendrían que dejar por el camino para, una vez más, llegar a la gran final.

Esta vez, en la gran cita del domingo no esperarían los favoritos. Contra todo pronóstico, pero siguiendo la tónica general de sorpresas que deparan los Challengers, Rafael Méndez y Diego Ramos habían logrado hacerse un hueco en la final. Y por méritos propios. Luque y Rocha, Piñeiro y Lahoz y Moreno y Rubio no habían logrado la fórmula de detener el imparable camino de esta anárquica dupla.

Y precisamente por ello la final les daba el papel de favoritos. Un rol que supieron gestionar a la perfección desde los primeros compases del encuentro dominando el ritmo y maniatando a sus rivales. Con firmeza, sencillez y contundencia, desplegaron un pádel llamado a cotas más altas una vez superado su primer t´tulo en un Challenger.

Romperían temprano el servicio de sus rivales para ganar distancia en el marcador del primer set y jugar así con la confianza del que se sabe a favor de corriente. Con 4-1 y ‘break’ arriba, la sensación de dominio absoluto tan solo iba a desaparecer en el séptimo juego cuando cedieron una bola de rotura a Méndez y Ramos. Pero sería efímero. Lo solventarían con soltura para reconducir la situación y cerrar el primer set con un incontestable 6-3.

La primera manga era ya historia y a eso es a la que se iban a agarrar Méndez y Ramos. Su juego en los primeros compases había sido nervioso y, a veces más errático de lo habitual, pero tenía solución. Al menos parcialmente. El paso por los banquillos al descanso les iba a permitir mejorar y dieron un paso al frente y demostrando el porqué de su presencia en la final tras una semana perfecta.

Y por ello el tanteo del segundo parcial llegó hasta el cuatro iguales. Botello y Ruiz no habían errado en la estrategia, pero sus rivales le habían cogido el ritmo al partido. Hasta el momento. Si resulta complicado disputar una final con las sensaciones que genera, inimaginable debe ser desarrollar el plan trazado cuando los sets y las finales deambulan por los tramos decisivos.

Sería justo en ese instante decisivo es en el que volverían a lucir Ruiz y especialmente Botello. Romperían el servicio de sus rivales para ponerse con ‘break’ arriba y tener la oportunidad de cerrar el encuentro y el campeonato con su servicio. Y no habría dudas. Pasaban apenas los 90 minutos desde el inicio del encuentro cuando la pareja número dos cerraba el set con un 7-5 y con ello el título en Lisboa.

Una victoria que da el primer título a Botello y Ruiz y que refrenda su buen papel en esta primera etapa del año. El mejor broche para encarar la etapa estival del World Padel Tour y pensar que están para dejar de lado el papel de pareja sorpresa y aspirar a estar entre las mejores parejas del año.

 

Cogió un día una raqueta de pádel y ya no la soltó, por lo que vive entre cuatro paredes, de muro o de cristal. Trabaja en las dos orillas de la comunicación, mostrando lo de dentro y escribiendo desde fuera, como quien ataca una doble pared.

Comenta

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio
Anuncio

Más en Pádel

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies