¡Síguenos!

Atlético

El vacío que dejan Godín, Rodri y Griezmann

El verdadero problema para el Cholo será encontrar sustitutos con el nivel de los jugadores que se marchan.

Godín, Juanfran, Lucas y Filipe Luis podrían ser perfectamente la defensa titular del Atlético de Madrid en cualquier partido de esta temporada pasada, pero ninguno estará el año que viene, lo que obliga a Simeone a reconstruir un nuevo bloque defensivo. El problema para el Cholo no es solo perder la columna vertebral de su equipo, es perder la base de su fútbol. Hablamos de la zona donde apoya los cimientos de su idea, o sea la defensa. Como ocurre en el Madrid, la renovación puede ser una oportunidad para partir de cero o casi. El verdadero problema es que leyendo los nombres que se han ido, no parece fácil encontrar sustitutos de ese nivel.

Su primer fichaje para ese viaje ya lo conocemos, Felipe Monteiro, un central fichado del Oporto con 30 años ya cumplidos. El veterano jugador viene sin duda a tapar el vacío que deja Godín, un vacío enorme y muy difícil de ocupar.

El brasileño es un defensor agresivo, fuerte y gran dominador del juego aéreo, el típico central poderoso, más rápido de lo que su físico insinúa, pero lento de giro sobre su eje, al que difícilmente veremos ir al suelo y que suele jugar en el lado derecho de la defensa. Esto es importante a la hora de perfilarse tanto defensivamente como en la salida del balón.

En Portugal, Felipe hacía pareja con Pepe en la zaga, en una defensa teóricamente de cuatro, con el ahora madridista Militao jugando en muchas ocasiones como lateral diestro para transformar ese dibujo en defensa de tres centrales.

Con el balón es un jugador mediocre, al que le falta jerarquía, dominio de los espacios y manejo, muy dado a la volea dirigida. Es un futbolista que no lideraba ni los movimientos defensivos ni la salida de la pelota del Oporto. Pepe era, desde su fichaje, el encargado de comandar esa salida, y recordemos que el ex madridista no es precisamente Beckenbauer. Así que dudo que Felipe lo vaya a hacer aquí y si lo hace, dudo de su competencia para la tarea.

Si el Atleti no ficha a Hermoso como central zurdo, futbolista que sí posee una muy buena lectura de la salida del balón, Felipe hará pareja con Giménez, lo que generará un problema. En ese caso, el uruguayo tendrá que jugar en la izquierda, donde pierde el perfil con facilidad ya que depende mucho de su pierna buena, la derecha; no es lo mismo medir cuando vas al balón con tu pierna buena que con la otra y más siendo un fogoso defensor como es Giménez.

La salida de Rodri no parece un problema tan grande a ojos del Cholo. El Atleti ha fichado a Llorente, un jugador que siendo diferente y posiblemente inferior, parece que se acopla mejor a la filosofía del argentino. En otro equipo con más interés por el balón, por tener la posesión, esta salida podría ser una tragedia, pero en el Atleti no va a doler tanto.

Lo de Griezmann es muy diferente. A nivel afectivo nadie le va a echar de menos, su manera de irse le ha convertido en un enemigo, en un personaje odiado, pero a nivel futbolístico es otra cosa. Simeone no solo ha perdido a su gran estrella, ha perdido al jugador que daba sentido a su ataque, al que unía la idea defensiva con la ofensiva, el enlace del bloque con Costa o Morata.

El elegido pasa suplir al francés es Joao Felix, un chico que no llega como llegó Griezman, ni por edad ni por rol; llega con 120 kilos de peso en forma de traspaso en su mochila. Un jugador de 19 años con apenas 30 partidos en la élite, la élite portuguesa. Un chico que llega de una liga menor, donde ha demostrado talento y clase más una sorprendente llegada al gol, pero también mucha irregularidad, lógico ya que está en edad de formación y con un físico juvenil.

Rearmar toda la defensa, el mediocampo y reemplazar a la estrella del equipo no va a ser fácil, y si la cosa no empieza bien, habrá quien se pregunte por qué tanto jugador se ha querido ir de este Atleti.

El Cholo tiene un año complicado por delante y mucho trabajo que hacer. Su discurso, el del David contra Goliat, cada día que pasa es menos creíble, suena a discurso gastado. Lo positivo para él es que va a encontrarse a un Barça con Messi y su declive, además —sabe dios— de con Griezmann y/o Neymar, y a un Madrid en el primer año del renacimiento francés.

Comenta

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio

Más en Atlético

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies