¡Síguenos!
Rodrigo, en el Valencia-Atlético. Cordon Press

Atlético

Estos equipos van a dar guerra

En Mestalla se vivió un partidazo (1-1). Correa adelantó al Atlético, pero el Valencia se agrandó en la segunda parte y Rodrigo puso el empate.

En un calendario de Liga que cada vez se truca más es una agradable sorpresa encontrarse con un Valencia-Atlético en la primera jornada. Más agradable aún encontrarse con un partidazo. Aunque sea un lunes de a las 20:00 y te robe los últimos chapoteos y rayos de sol. El botellín, al menos, te lo puedes llevar a cualquier lado. Es éste un partido que se ha ido conviertiendo en grande con el paso de las temporadas y este curso que empieza ha dado un paso más: ya no es la lucha por saber quién es cabeza de ratón sino que se trata del enfrentamiento entre dos equipos que quieren romper un binomio hegemónico. Cada cual desde sus posibilidades y expectativas. El Atleti intentará mejorar lo de la campaña pasada (el subcampeonato liguero) y el Valencia regresa a Champions y progresa notablemente bajo el mando de Marcelino.

El partido se preveía igualado. Y fue igualadísimo… Hasta que Griezmann dijo basta. El francés se inventó una genialidad al borde del área en la que, cuando parecía que estaba armando la pierna para tirar a puerta, amagó y metió un magnífico pase entre lineas a Correa, que recibió, dio media vuelta y marcó. Era el minuto 26. En el 32′ pudo Costa poner el 0-2 con un potentísimo tiro cruzado, post rotura de cadera de Garay, que sacó Neto con una mano milagrosa.

Tras el truco de magia de Grizi el Atlético se creció, pero el Valencia no se amilanó. De hecho siguió el mismo camino con el que había comenzado el partido: tener más orden que en un cuartel y dejar menos espacios que en la playa de Benidorm el fin de semana del Low Festival. Eso sí, sus oportunidades fueron de más a menos: empezó muy fuerte con dos claras ocasiones, ambas tiros lejanos de Wass y Rodrigo, ambas fuera, pero después los acercamientos a la meta de Oblak se fueron diluyendo.

Pero en la segunda parte el Valencia salió con otro aire. Con el aire de Rodrigo, concretamente. Wass recibió un pase largo que bombeó y Rodrigo controló ganándole el salto a Godín, que midió mal. Filipe intentó socorrerle yendo al corte, pero el potente disparo del delantero era imparable. El Atleti estaba noqueado y el Valencia lo aprovechaba mediante ocasiones: un remate de Parejo, a pase del omnipresente Rodrigo, y un palo de Gabriel Paulista, que terminó de incendiar a un ya encendido Mestalla. El crecimiento che llegó hasta el 88′, cuando salvó Oblak al tapar abajo un tiro de Wass que iba a puerta.

El partido acabó en tablas, como quizá estaba escrito desde el inicio con dos equipos que se parecen tanto en sus planteamientos tácticos, que se miran frente a frente y que casi ven su reflejo.  El Valencia dio imagen de equipo hecho que no se rinde, menos aún ante una grada que, ahora sí, les lleva en volandas. El Atlético sigue siendo candidato, que no pretendiente, al título liguero, pero fue de más a menos y al final hubo sensación de que el punto y el primer envite liguero se había salvado por los pelos. El gol lo logró por un detalle de calidad de Griezmann y el empate lo salvó con una parada prodigiosa de Oblak. Pero ser grande también implica tener jugadores claves que te resuelvan partidos. Como delantero grande es Rodrigo. Que el empate no les ciegue: Valencia y Atleti están aquí para dar guerra.

1 Comment

1 Comment

  1. Pingback: Marcelino y las migas de pan de Simeone I Atlético I A La Contra

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio

Más en Atlético

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies