¡Síguenos!
Will Thomas, elegido mejor jugador de la serie. CORDON PRESS

Baloncesto

El Valencia conquista su cuarta Eurocup

Con este título, los valencianistas toman ventaja con respecto a sus perseguidores en el palmarés de la Eurocup: Khimki y Lietuvos Rytas (campeones en dos ocasiones)

El Valencia Basket se proclamó campeón de la Eurocup por cuarta vez en su historia tras derrotar al Alba Berlín (89-63) de Aíto García Reneses en el tercer y último partido de la final disputada en La Fonteta. El equipo taronja se repuso a un inicio fulgurante de su rival para dominar por completo el resto del choque y acabar venciendo sin ningún ápice de sufrimiento en los momentos finales. Con este título, los valencianistas toman ventaja con respecto a sus perseguidores en el palmarés de la Eurocup: Khimki y Lietuvos Rytas (campeones en dos ocasiones) y obtienen un billete para la próxima Euroliga.

Bojan Dubljevic fue nombrado MVP del tercer partido tras anotar 18 puntos (80% de acierto) y capturar 8 rebotes. El galardón de mejor jugador de la serie se lo llevó Will Thomas, autor de 15 puntos en el partido decisivo. Pero el máximo anotador de los taronjas fue Matt Thomas, con 19 tantos y 5 triples, seguido por Fernando San Emeterio (18 puntos).

En el conjunto berlinés solo dos hombres respondieron al nivel exigido en un enfrentamiento de este calibre: Peyton Siva y Rokas Giedraitis. El norteamericano anotó 14 puntos, mientras que el lituano anotó 19. Como nota negativa, cabe destacar el horrendo partido de Luke Sikma. El exjugador del Valencia, encargado de liderar el ataque de los de Aíto, no logró anotar un solo punto.


Los fantasmas de la final ante Unicaja y de la derrota en la capital alemana sobrevolaron durante los primeros minutos, pero los valencianistas demostraron una gran fortaleza mental que les sirvió para dar un vuelco al choque. En el segundo cuarto el partido se rompió por completo, momento en el cual el conjunto local logró una renta superior a los diez puntos de ventaja que mantuvo e incrementó durante el resto del choque. El control de las pérdidas y del rebote defensivo, claves negativas de la derrota en el segundo partido, fue decisivo para el devenir final del encuentro.

El encuentro arrancó con un 0-11 de salida para el equipo alemán, tan acertado en el tiro como errático estuvo el conjunto local, que parecía tener la cabeza en la trágica prórroga del viernes. La reacción comenzó con primer triple anotado por los valencianistas, que llegó de la mano de Matt Thomas tras cuatro intentos fallados. Los 8 puntos anotados por el escolta le situaron como máximo anotador del cuarto. El Valencia comenzó a imponer su ritmo y a crecer desde el dominio en el rebote en ambos aros hasta cerrar el cuarto reduciendo al mínimo la renta obtenida minutos atrás por los berlineses (17-18).

Los locales se colocaron por primera vez por delante nada más arrancar el segundo cuarto. La situación del arranque del choque se repitió, pero los papeles se invirtieron. El Alba se quedó sin ideas en ataque y tampoco aprovechó las escasas oportunidades con las que contó. Los dos puntos que anotaron en cinco minutos dieron buena fe de ello.

Los taronjas golpearon al equipo de Aíto desde la línea de tres, al contrataque y por dentro hasta alcanzar un máximo de 17 puntos de ventaja. A diferencia de su rival, los valencianistas sí lograron mantener la dinámica tras un buen inicio de cuarto. Peyton Siva dio aire al conjunto berlinés en su momento más crítico, liderando un 0-8 de parcial que le volvió a meter en la pelea. El Valencia se mantuvo firme y marchó a vestuarios con una renta de 13 puntos de ventaja (46-33).

El equipo taronja sumó nuevos miembros a su balanceado ataque. Después del descanso el que tomó el relevo de Dubljevic y Matt Thomas fue Fernando San Emeterio. La reacción de los berlineses no llegó ni amenazó con hacerlo en ningún momento. Su ofensiva, ante la incomparecencia de Sikma, era totalmente dependiente de Siva y Giedraitis, y el americano no estuvo tan acertado como en el primer tiempo. El tercer cuarto acabó sin sobresaltos para el Valencia. El título de Eurocup ya era de color naranja.

Dubljevic aprovechó el cuarto final para engordar su estadística anotadora y ganar enteros como candidato a MVP de la final. De regalo, se llevó el cariño de su público. La intensidad, lógico al ser una final, no bajó en ningún momento; pero los taronjas mantuvieron el nivel y, consecuentemente, su ventaja se disparó. Los minutos finales fueron un disfrute absoluto para afición y jugadores, y en ningún momento se vieron afeados por un mal gesto por parte de vencedores y vencidos.

Comenta

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio

Más en Baloncesto

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies