¡Síguenos!
Ernesto Valverde, en el partido de vuelta de semifinales de Copa ante el Real Madrid. CORDON PRESS

Barcelona

Los 100 de Valverde

Sin el eco mediático de Guardiola o Luis Enrique, Valverde alcanza los 100 partidos con una victoria en el Bernabéu. Sus predecesores alzaron el triplete en el banquillo azulgrana y esa es la vara de medir para Ernesto. Un año más llega a marzo con opciones de saltar el listón.

El rostro del entrenador es un mapa erosionado. Lleno de valles y depresiones, también de deltas en forma de patas de gallo. Por no hablar de las canas que pueblan las cotas más altas, alrededor de las sienes. Valverde, además de todo eso, suele sonreír poco, austero él. Más preocupado por cómo evolucionar un equipo tan sólido como escaso de arabescos. Criticado por las rotaciones, por el escaso papel de algunos fichajes y por no ser todo lo canónico con el estilo que le gustaría al entorno, Ernesto ha alcanzado los 100 partidos al frente de la nave azulgrana sobrellevando cualquier temporal y añadiendo a su currículum una nueva victoria en el Bernabéu. No tiene tampoco el extremeño los altavoces de sus homólogos anteriores y quizá por ello sus números son menos cacareados que los de sus antecesores, pero a todos les resiste la mirada. El suspenso de Roma no puede empañar perpetuamente una trayectoria notable.

Lo cierto es que el Txingurri (hormiga, en vasco), sigue actuando como el protagonista de la popular fábula infantil, recolectando en la adversidad y en la bonanza, con pasos cortos pero seguros, llenando su granero de victorias y sacando ventaja a sus perseguidores, por si en algún vienen mal dadas y la hambruna de puntos asola el Camp Nou. Por si fuera poco sus 100 primeros partidos al frente del banquillo azulgrana se coronaron con una victoria en el Santiago Bernabéu. Un triunfo marcado más por la rutina del funcionariado, que por la genialidad del artista, pero que alcanza para llevar al Barça a su sexta final de Copa del Rey consecutiva.

De hecho, Valverde también se ha subido a la ola que parece surfear el Barça cada vez que visita el Santiago Bernabéu. En su primer envite, azotadas las aguas por el terremoto Neymar, Ernesto y su equipo se pegaron un buen tortazo en la Supercopa (2-0, para un 5-1 global). Pero, tan solo cuatro meses después ya había aprendido la técnica. Las siguientes dos visitas al coliseo blanco se saldaron con el mismo marcador: 0-3. Llevan tiempo los azulgranas contradiciendo a The Refrescos, aquel grupo de finales de los ochenta que se hartó de cantar que Madrid no tenía playa. El Barça la ha encontrado en el Bernabéu.

Los números igual de fríos que de rotundos, acercan a Valverde al notable. Después de 100 partidos, suma 68 victorias, 23 empates y tan solo 9 derrotas. Si una característica ha sido alabada bajo su estancia en el banquillo culé, ha sido la pátina de rocosidad de la que recubierto al equipo. Este año quizá resulte más fácil crearle ocasiones al Barça, pero ganarle un partido sigue costando un mundo (4 partidos perdidos en toda la temporada). El 68% de victorias conseguidas se riega además con un ratio goleador de 2,5 por partido. El Barça es el equipo más goleador de Primera con 65 tantos en 25 partidos y está en condiciones de igualar los 99 que alcanzó la temporada pasada.

Ernesto Valverde se plantará también en el mes de marzo con la posibilidad de aspirar al triplete. Líder destacado en la Liga, clasificado para la final de Copa y con la Champions entre ceja y ceja después de mirar con envidia las tres últimas campañas al otro lado del Puente Aéreo. Ante esta tesitura es necesario comparar al Txingurri con los hombres que hollaron esa cumbre, con los entrenadores que consiguieron el trío de títulos en una sola temporada. Por más sorprendente que parezca el entrenador extremeño aguanta el tirón de Pep Guardiola en cuanto números se refiere. En sus 100 primeros partidos en Can Barça, el actual entrenador del City consiguió 71 victorias, 19 empates y 10 derrotas. Más lejos queda eso sí de Luis Enrique. El astuariano pulverizó todos los números de cualquier entrenador culé con 80 victorias, solo 11 empates y 9 derrotas. El notable de Lucho es alto.

Un año más todo queda a expensas de lo que ocurra en Europa. Si ahí los azulgrana son capaces de dar ese plus que parece reservarse en cada cita, ya sea liguera o copera, Valverde puede redondear unos números ya de por sí bastante buenos. El técnico culé ha edificado un equipo que se comporta como el mejor de los diesel, con un consumo mínimo y repartido, ideal para las largas distancias. Toca imprimir ahora cierta potencia y carácter, aumentar incluso la cilindrada y mejorar el agarre para no descarrilar en las próximas curvas. El Gran Premio se llama Champions League, solo la victoria ahí te otorga trascendencia en el Barça. Un club que sigue engrosando sus estadísticas, y va camino de ser un gran matemático, pero todavía le falta por aparecer en los libros de historia. Ese es el reto de Valverde.

Comenta

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio

Más en Barcelona

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies