¡Síguenos!

Vuelta a España

El eterno campeón

A los 39 años, Miguel Indurain llevaba siete veranos retirado. Contador se bajó de la bicicleta a los 34 y Freire a los 36. Para encontrar un ciclista tan gloriosamente longevo como Valverde hay que remontarse al holandés Joop Zoetemelk, que también ganó el Mundial a los 38, aunque con tres meses y 24 días más. No conforme, y sin prisa por jubilarse, el viejo Joop ganó con 40 años la Amstel Gold Race. Hoy, en el pelotón internacional, solo Matthew Hayman (41) y Lars Ytting Bak (39) son mayores que Valverde y los dos corren saludando al público.

Sólo hay un par de razones por las que ciclista alarga al máximo su carrera profesional. La primera es la hipoteca; no todos tienen el granero lleno cuando asoman las patas de gallo. La otra es el amor a la bicicleta, la plena conciencia de estar viviendo un momento único que no se repetirá jamás. Es obvio que además de la conciencia se necesita salud, física y mental. La mayoría de los corredores se retiran porque su cuerpo o su mente dicen basta. El hartazgo es una lesión crónica.

Valverde pertenece al exclusivo grupo de los ciclistas que continúan corriendo porque disfrutan y porque, además, siguen ganando. Su talento, del que tantas veces hemos hablado, es tan desbordante que ni siquiera los años le hacen mella. Me atrevería a decir que, sin presión, Valverde se divierte más ahora. Y para los tipos como él no hay diversión total sin victoria.

En semejantes condiciones era difícil que se le escapara el triunfo en Mas de la Costa. Llegó a los últimos metros acompañado de Roglic, López y Nairo, con los que había completado también los últimos kilómetros. La imagen de ellos en una de las últimas rampas, corriendo en paralelo, nos recordó al póster de Los siete magníficos, cambien caballos por bicicletas y resten tres.

No diré que Valverde jugó con sus rivales como el gato con el ovillo, pero casi. Sufrió en la subida cuando atacó Nairo (el Movistar y sus peculiares estrategias), guardó fuerzas y las utilizó cuando fue necesario. Además de Sagan, pocos corredores han honrado tanto el maillot arcoíris.

Lo que nos pide el cuerpo es afirmar que de los cuatro magníficos (los cuatro primeros en la general) saldrá el podio de Madrid. Sin embargo, la experiencia nos recomienda ser cautelosos. Cuestión aparte es que no le hagamos el menor caso a la experiencia. Ni al sentido común. A estas alturas es imposible no soñar con la próxima proeza de Valverde. Es más, creo que a estas horas estamos en la obligación de imaginarlo. Nos encontramos ante un deportista que volvió mejor de lo que era después de dos años de sanción (nadie lo ha logrado), que se recuperó de una terrible lesión de rodilla y que fue campeón del mundo por puro empeño y porque le debían varias rondas. A gente así hay que seguirla la rueda y si es necesario con los ojos cerrados. No es que sean genios, es que son sabios. Piensen. Cuánto daríamos nosotros por seguir corriendo, en bicicleta o en triciclo…

Periodista, ciclista en sueños, cronista de variedades y cinéfilo (sector La La Land). Capitán del equipo para que le dejen jugar. Después de tantos años, sigue pensando que lo contrario del buenismo es el malismo. Fue subdirector del diario AS y colabora con El Transistor de Onda Cero. Ahora se lanza a esta aventura de 'A la Contra' porque cree que hay que hacer cosas. Y esta tiene buena pinta y le apetece mucho.

1 Comment

1 Comment

  1. Dr

    30/08/2019 at 20:09

    Una maravilla.Siempre pensé que si hubiese nacido en Bélgica ,con la idea de que las clásicas son la máxima expresión del ciclismo en la cabeza desde la primera bici,gente como Museeuw y Boonen-Me pongo en pie-estarían un escalón por debajo de Valverde.Pero prefirió guiar su carrera de otra manera,a lo caníbal,porque no es capaz de reservarse nada,no tiene calculadora.Recuerda a Vincent,el protagonista de GATTACA,replicando a su hermano Anton,genéticamente superior y sin embargo derrotado nadando a mar abierto por Vincent (ya saben:»¿Quieres saber cómo lo hice?¿Quieres saber cómo te vencí?Nunca me guardé nada para volver»).Algún fan de Dumoulin -No lo digo por nadie en concreto,pura casualidad-desearía que el holandés tuviese un carácter como el de Valverde.No creo que siga corriendo solo porque le gusta,sino porque además lo necesita:Necesita entrenar,sentir que el cuerpo responde,que vuelve a mover los vatios del año anterior,ponerlo a prueba para comprobar que todo sigue estando ahí.
    En otros ámbitos del deporte parece que algunos andan en busca del relato perdido.Apunten:Valverde es el relato.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio

Más en Vuelta a España

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies