¡Síguenos!

Barcelona

Futtack, el método de Valdés que chocó con La Masía

El ex cancerbero azulgrana sale por la puerta de atrás en su vuelta a casa. Su revolucionaria apuesta deportiva no encaja en La Masía. Estas son las ideas del Valdés entrenador.

A finales de junio Víctor Valdés se presentó en la Federació Catalana de Fútbol (FCF) para dar una charla. Por entonces ya tenía previsto su siguiente paso: volver a casa, volver a Barcelona. Tras un exitoso año en la Escuela de Fútbol de Moratalaz, en la que inició su trayectoria como entrenador conquistando la Liga y posteriormente la Copa de Campeones (eliminando al Real Madrid), buscaba un reto mayor. Tres semanas después estampaba su firma con el FC Barcelona para convertirse en entrenador del Juvenil A. Todo se había desencadenado tras una charla con el presidente Bartomeu: «¿No crees que es hora de volver a casa?», le dijo Valdés. «Yo creo que sí», respondió el presidente. El Futtack, el revolucionario método de entrenamiento patentado por Valdés, desembarcaba en La Masía.

Sobre su libro de estilo versó aquella charla en la Federació Catalana, en la que VV sentó las bases de su proyecto más personal. «Es mi forma de gamificar los objetivos que deben cumplir mis jugadores en competición» o dicho en otras palabras el método a través del cual Valdés ha diseñado un tablero técnico-táctico con el que aborda prácticamente todas las posibilidades que ocurren en el juego. Defendía el ex cancerbero culé que el fútbol actual es ya otro muy distinto al que él practicó e incluso en el que él creció: «Estamos en una nueva era tecnológica, intelectual y política y esa revolución va a crear el futbolista del mañana y tendremos que ser líderes de un grupo de jugadores, pero también de un grupo de trabajo». Valdés iba dejando pistas a su paso.

Sus líneas maestras para formar a los más jóvenes parecían remitir a la esencia misma del barcelonismo, al credo que durante 9 años mamó Víctor en La Masía: «El talento será la condición, la confianza será nuestra firmeza y, por supuesto, el trabajo será la pasión. Si no tienes pasión por entrenar y mejorar, yo no tengo nada que hacer contigo». El discurso cautivó a Bartomeu siempre tan pendiente del relato, a la caza del próximo cromo, recurriendo a héroes del pasado para allanar el caótico presente que vive la entidad azulgrana. También entonces, en aquella charla en la FCF lanzó una pregunta cuyo eco resuena hoy si cabe con más fuerza: «¿Van a estar preparados los clubes para lo que viene?»


Futtack, un nuevo fútbol


En la Escuela de Fútbol de Moratalaz rehuyen de la conversación en cuanto aparece el nombre de Víctor Valdés. Prefieren callar pese a la gran temporada que el técnico de Hospitalet rubricó la pasada campaña. De hecho uno de sus ayudantes, en una de las escuelas con más tradición del fútbol base de la capital, reconoce que se distanció bastante de él en la segunda parte de la temporada hasta que terminó presentando su dimisión. En cualquier caso, en Moratalaz Víctor Valdés puso en práctica su futtack con éxitos innegables. En su sistema el terreno de juego aparece dividido en parcelas cuadradas que identifican la zona de acción de cada uno de sus hombres. Como si de un tablero de ajedrez se tratara, los futbolistas trabajan una serie de automatismos con la que mejoran su coordinación en la ocupación de los espacios. El fútbol se genera así en un espacio de 360 grados por el que fluye el balón e interactúan los jugadores con sus movimientos. Se busca así evitar zonas peligrosas de gol (denominados vértices y zonas de sacrificio, en terminología valdesiana) y generar espacios de gol en ataque.

Para referirse a sus jugadores, Víctor Valdés creó nomenclaturas claves que identificaban a cada posición con una pieza de ajedrez. Buscaba así realizar entrenamientos específicos con las habilidades que cada demarcación requiere en el campo. De este modo los centrales son los peones, los laterales son las torres, los interiores son los caballos y los extremos, los alfiles. Uno de esos alfiles era Ansu Fati. La reina, la pieza que cuenta con mayor libertad de movimientos, debía ser Ilaix Moriba, la perla de este juvenil A que no terminó de convencer a Valdés. El joven de 16 años no se ganó la titularidad por más que desde la cúpula del fútbol base se le insinuara en varias ocasiones que esa era la apuesta de futuro, más aún tras la fulgurante ascensión de Fati.

Pero ese espacio concedido al dinamismo y a la improvisación que reclama el talento también tiene su reverso. Valdés apuesta por el protagonismo con balón para ensanchar el campo y propiciar los espacios, así promueve entre sus jugadores los cambios de «lado a lado» (en busca de esa amplitud) o de «campo a campo» (cambio de posiciones entre jugadores). Esto último provoca una mayor versatilidad pero también una cierta confusión en jugadores en plena formación y en una etapa de aprendizaje. Más aún cuando la apuesta puede resultar tan radical como transformar a un delantero centro en lateral derecho, como ocurrió en el Moratalaz. Una de sus máximas es que cada jugador se exprese con libertad aunque para ello Valdés tenga que redescubrirle su nueva posición. La reubicación como forma de expresión.

Por eso, para intentar ayudar a los suyos las zonas del campo se identifican con diferentes colores y las jugadas prediseñadas reciben nombres en clave para facilitar su recuerdo. La idea que subyace detrás de todo esto es que con una simple palabra o denominación cromática sus pupilos sepan perfectamente a lo que Valdés se refiere desde la banda. Más difícil de explicar resulta que en un sistema en el que todo parece estar tan monitorizado, VV apueste por dejar a la libre elección de los jugadores más talentosos la resolución de la jugada. Así lo justificaba el Míster: «en el momento en que se produzca una decisión improvisada el resto del equipo debe saber qué hacer, estar colocado para apoyar y solventar los posibles problemas». De repente en el tablero debían proliferar los peones.


El choque con La Masía


Una vez aterrizado en el Juvenil A es el momento de adecuar su futtack al juego de posición del Barça. Toda la cantera azulgrana juega desde el advenimiento de Johan en un clásico 4-3-3. La única modificación posible es el 3-4-3, habitualmente utilizado cuando toca remontar un marcador adverso. Por todo esto resultó aún más revolucionaria su puesta de largo como entrenador del Juvenil A. Ocurrió en la inauguración del Estadio Johan Cruyff frente al juvenil del Ajax. Valdés organizó a su equipo alrededor de un 4-4-2 -una herejía en Can Barça por la que Valverde ha sido ampliamente criticado- y siguiendo los fundamentos de su futtrack cambió a varios jugadores de posición. Los azulgrana perdieron 0-2 y Víctor Valdés fue reclamado por la dirección deportiva de la entidad culé ante la deriva de los acontecimientos.

Las aguas, al menos en lo deportivo, parecieron calmarse tras el buen inicio liguero en la División de Honor. Al empate frente al Cornellá le siguieron tres victorias consecutivas. Pero en Europa, en la Youth League, una competición que el Barça ha levantado en dos ocasiones (2014 y 2018), los de Valdés sufrían sendas derrotas, 2-1 ante el Borussia Dortmund y 0-3 en el Johan Cruyff frente al Inter de Milán. A la postre este fue el último partido dirigido por Valdés, ya que mientras sus pupilos se imponían el fin de semana al Nástic en el partido correspondiente de Liga, el ex cancerbero azulgrana acudía a la ciudad deportiva para recoger sus pertenencias. Ningún responsable del fútbol base o de la directiva acudió para despedirse de él. Ni siquiera habían transcurrido tres meses desde que firmó su regreso a casa. Ese día, en el despacho del presidente un tablero de ajedrez presidía el acto. El jaque mate se lo han terminado haciendo a él.

Comenta

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio

Más en Barcelona

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies