¡Síguenos!
Bouhanni, último en la etapa de ayer, primero en la de hoy | CORDON PRESS

Vuelta a España

El viento murciano provoca un revolcón

En pocos kilómetros el pelotón se quedó hecho añicos y la revisión de daños dejó varios damnificados como Pinot y Kelderman. Bouhanni resolvió al sprint.

Como tantas veces ha ocurrido, el viento ya ha marcado el futuro de esta Vuelta a España. Su aparición se anunció por altavoces y todos lo recibieron listos para la batalla. Los líderes de equipo reunieron a sus lugartenientes para resguardarse y quedarse a cobijo, pero cuando Eolo sopló con fuerza, la carrera se puso patas arriba y los nervios se desataron. En pocos kilómetros el pelotón se quedó hecho añicos y la revisión de daños dejó varios damnificados iniciales entre los que destacaron Thibaut Pinot y Wilco Kelderman. Su contrarreloj no encontró premio y se dejaron más de un minuto cuarenta segundos con el grupo que encabezó en el Mar Menor Nacer Bouhanni, reencontrado con un gran triunfo que celebró con ferocidad.

Último en la etapa de ayer y primero en la de hoy. Así es la vida del controvertido sprinter francés, inmerso en multitud de polémicas, desahuciado por su propio equipo, peleado hasta con los conductores de autobús, pero que sigue manteniendo una punta de velocidad de la que pocos pueden presumir. Entró perfectamente colocado en la recta final y su explosividad bastó para ganar, ayudado por el desgaste previo de Peter Sagan y por un despiste imperdonable de Viviani, que arrancó su remontada demasiado atrás. Fue el mejor a la hora de sprintar, pero partiendo desde tan lejos, sus últimos metros no le sirvieron para cazar al francés.


Kelderman y Pinot, cortados


Viviani llegó al tercer puesto, uno por detrás que el holandés Van Poppel, mientras que Iván García Cortina y Omar Fraile también se dejaron ver entre los diez mejores del día. El pelotón de favoritos suspiró aliviado al cruzar la línea de meta, mientras los aspirantes se quedaban pendientes de la llegada de Kelderman y Pinot, que tardaron más de lo que a ellos les hubiese gustado en cruzar la meta. Los motivos de su retraso fueron diferentes, el neerlandés pinchó sin remedio, mientras que el francés se vio cortado por el puro azote del viento. A los dos se les vio nerviosos, con la respiración agitada. Más de media Vuelta se queda en Murcia.

Ya nos hemos acostumbrado a esto. Mientras la montaña apenas marca diferencias reales entre los mejores y las contrarrelojes las vemos a cuentagotas, el viento, las caídas o los pinchazos ejercen cada vez como jueves más duros. El infortunio se ha convertido en el gran dolor de cabeza de los corredores. No hay remedio contra eso, ni equipos fuertes, ni potenciómetros ni entrenamientos por encima de los límites. Nadie sabe cuándo te va a tocar. No será fácil la noche en el seno de Sunweb y Groupama FDJ.

Y la recuperación de los ciclistas tendrá que ser rápida porque mañana es otra de esas etapas con aroma tramposo en ese final en Pozo Alcón complejo, con la subida al puerto del Ceal, que se corona a trece de meta y que luego, además de un rápido, breve y técnico descenso, los últimos kilómetros siempre irán picando para arriba.

Comenta

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio

Más en Vuelta a España

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies