¡Síguenos!
Charles Matthews, de Michigan, en la semifinal de la NCAA contra Loyola.
Charles Matthews, de Michigan, en la semifinal de la NCAA contra Loyola. / CORDON PRESS

Baloncesto

Villanova-Michigan: ataque contra defensa

El Alamodome de San Antonio (65.000 espectadores) acoge la final de la NCAA en la madrugada del lunes al martes (4:20).

El cuarto partido final del torneo masculino de la NCAA que testifica la gigantesca caverna o Cúpula del Trueno que es el Alamodome de San Antonio (65.000 espectadores de capacidad, pista casera de los Spurs de la NBA entre 1993 y 2002)… arranca a las 04:20 horas de la madrugada española del lunes al martes. Un informe previo es tan fácil de resumir como que esta final opone a los Wildcats de Villanova, el mejor ataque del Torneo de la NCAA, Division I… contra la mejor defensa: la de los Wolverines de Michigan.

Villanova (la muy católica Universidad donde se formó el Oso estudiantil John Pinone, basada en Radnor Township, un suburbio noroccidental de Filadelfia) ya conquistó sendos títulos NCAA en 1985 -monumental sorpresa con 78,6% en tiros de campo ante Georgetown y Patrick Ewing-… y en 2016. Los Wolverines fueron campeones en 1989, en prórroga ante Seton Hall, con Rumeal Robinson y Glen Rice a los mandos. Eso, aunque el mundo recuerde incluso más que a esos campeones… a los Fab Five (Webber, Howard, etc…), batidos por Duke y North Carolina en las finales de 1992 y 1993. En las semifinales del sábado, Michigan mandó a casa a los Ramblers’ de Loyola-Chicago y Sister Jean, con un suficiente 69-57… y Villanova hizo hincar la rodilla a Kansas, con quien compartía el Número 1 de los rankings nacionales: 95-79… y 18/40 en triples para los Wildcats de Radnor Township.

Con 24 puntos y 15 rebotes, el berlinés (del Este, de Pankow) Moritz Mo Wagner lideró la remontada de los Wolverines ante unos Ramblers -herederos de los que rompieron la barrera NCAA de cupo racial en 1963-… a los que no les quedó mucho más, en su papel de Cenicienta abatida… que la cálida felicitación de Sister Jean Schmidt. Entre Michigan y Loyola, los pronósticos insistían en que ‘ganará quien rompa la barrera de los 60 puntos’. No hubo error. Wagner, tras la huella de de Dirk Nowitzki, decidió en un partido de ‘+20/+15’ en puntos y rebotes que no se veía en Final Four… desde los tiempos añejos de unos chicos llamados Akeem Olajuwon (1983) y Larry Bird (1979).

Ahora, el problema de Michigan y su juego de low tempopinchando el balón- es que tal estilo frustrante se cruza con el mejor ataque de perímetro en toda la NCAA: los mortales tiradores del perímetro de Villanova, liderados por el dúo dinamita de Woodens All America que forman Jalen Brunson y Mikal Bridges: 19,2 puntos y 17,8 puntos de media durante este torneo de la NCAA. Brunson acierta el 52,7% de sus tiros de campo… y Bridges, el 43,6% de sus intentos triples. Ante Kansas, Brunson se fue con una tarjeta de 18 tantos y 3/8 en tiros de tres. Bridges produjo una decena exacta de puntos, con 2/5 en triples. Ningún jugador titular de Villanova bajó de los diez puntos. Por dentro, Omari Spellman (15 puntos, 13 rebotes) y Eric Paschall (24 tantos, tres capturas) se conjuraron contra Udoka Azubuike, la amenaza nigeriana de 2,13 que presentaban los Jayhawks de Kansas… y que se frenó en ocho puntos y cinco rebotes. 23 puntos de Devonte’ Graham y otros 21 de Malik Newman no pudieron rescatar a los Jayhawks.

La pregunta clave es si la defensa de Michigan (de los 351 equipos de la NCAA, este es el numero 324 a la hora de bajar el ritmo y anotar al límite) puede resistir el ritmo más frenético en ataque de un partido llevado hasta la cota de los 80 puntos. Obviamente, Wagner necesitará ayuda en la anotación… y en el atornillamiento de la defensa wolverine que ha reorganizado el inteligente assistant coach Luke Yaklich, supremo especialista defensivo.. y que forzó a los Ramblers de Loyola a 17 pérdidas de balón, once en la segunda parte.

Pero Michigan desaparecerá como sus bases, Zavier Simpson y Muhammad-Ali Abdur-Rahkman… repitan sus lamentables performances del sábado ante Loyola: 0/6 y 2/11 en tiros de campo, respectivamente… con un 0/8 combinado en triples (0/3, 0/5) para Simpson y Abdur-Rahkman. Dados esos números, el alero Charles Matthews (17 tantos, cinco rebotes ante los Ramblers) parece presentarse -sobre el papel- como la mejor opción de ayuda para Moritz. Si esto se va a 80 puntos, Michigan lo tendrá dificilísimo. Contrapregunta: ¿quién y cómo puede dejar ahora a los actuales Wildcats en menos de 80 puntos? Si Michigan no puede hacerlo en esta finalísima (Texas Tech lo hizo en la final del East Regional, en Boston, pero cayó por 71-59), ya nadie lo hará en esta Division I de la NCAA 2017-18… que hoy echa el cierre en el cavernoso Alamodome.

Un periodista enciclopédico que conoce el deporte de alta competición como pocos. Sus crónicas de tenis, NBA, boxeo e incluso fútbol, en su versión más sevillana, han glosado páginas históricas en El Mundo y el diario AS durante las últimas décadas. Un yankee nacido en Coria del Río que igual entrevista a Kobe Bryant que visita a Joe Frazier o conversa con Rafael Nadal. Un periodista 24 horas al día.

Comenta

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio

Más en Baloncesto

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies