¡Síguenos!

Opinión

Vinicius: no disparen al pianista (lo hace lo mejor que sabe)

Hay algo sobrecogedor en ese fugaz viaje de la gloria al olvido, de ser el próximo Balón de Oro a no entrar en la convocatoria.

En esto del fútbol es difícil encontrar unanimidades. Para cualquier lance del juego hay tantas opiniones como aficionados sea usted capaz de reunir, no digamos ya si arroja esa bomba de racimo futbolística que es preguntar, con cara de inocente, “Y entonces, ¿quién ha sido el mejor jugador de la historia?”. Por eso sorprende que, por una vez, el planeta fútbol se haya puesto de acuerdo en una cosa: Vinicius no vale.

No importa el club al que rinda pleitesía el aficionado, no importa dónde colabore el periodista deportivo, no importa que se lo pregunte a Maldini o al jubilado que vigila las obras, el acuerdo es unánime. Lo expresarán con más o menos facundia, pero la idea es ya universalmente asumida. La fruta del supermercado no sabe a nada, los políticos son todos unos ladrones, la música actual es una mierda y Vinicius es un cabeza de chorlito que sólo sabe correr como un pollo sin cabeza, pero que no tiene lo que hay que tener para triunfar, y menos en el Real Madrid.

Y uno, habitualmente menos empático que un pepinillo en vinagre, no puede dejar de preguntarse qué le podrá estar pasando por la cabeza al pobre chaval. Que tampoco hay que ser Nostradamus para adivinarlo, claro. Basta ver sus lágrimas de desahogo el día que consiguió meterle un gol al Osasuna. Se ha visto a gente que recibió el indulto a los pies del patíbulo menos emocionada que el brasileño. Sentir que todo el Bernabéu, que toda España y que todo el mundo te mira como el carnicero contempla a las vacas tiene que ser un peso enorme para unos hombros de 19 añitos.

Sobre todo cuando hace apenas unos meses eras el único salvavidas al que el madridismo se podía agarrar en el enésimo naufragio colectivo del equipo. Entonces el chaval, saliendo del purgatorio del Castilla, se echó el Madrid a la espalda y dio los únicos y breves momentos de felicidad e ilusión a la misma afición que ahora mismo ha firmado su acta de defunción sin esperar a que acabe de agonizar.

Hay algo sobrecogedor en ese fugaz viaje de la gloria al olvido, de ser el próximo Balón de Oro a no entrar en la convocatoria. Todo ello, además, con la sal en la herida de haber sido expulsado del paraíso por otra joven promesa brasileña que, esta sí, es la buena. Con este material un director como John Huston o William Wyler (sí, el cine de hoy en día también es una mierda) habrían rodado un drama épico sobre la gloria y el fracaso, una oda a la brevedad del éxito y lo endeble de las ilusiones humanas. Hoy en día todo se resume en la frase que su entrenador le dedicó para que alguien la cincelase en la lápida de su tumba: “Lo que hay que pensar es que a lo mejor el año pasado no estaba Hazard. Ahora está Hazard en su sitio”. Lo que quiere decir, traducido del zidanés al castellano: “El chaval ya está listo de papeles, va a jugar más o menos lo mismo que Chendo y yo tampoco lo voy a echar de menos”.

En los salones del Lejano Oeste tuvieron que acabar poniendo carteles en los que se rogaba a los parroquianos que no disparasen al pobre pianista. Aquellos pianistas eran artistas sin futuro, que intentaban amenizar con su música el entretenimiento de una pandilla de borrachos armados hasta los dientes que difícilmente podrían percibir el talento del concertista, ya fuese este escaso o desbordante. Los pobres hombres tocaban y tocaban mientras esquivaban proyectiles, probablemente soñando con un auditorio más receptivo o que, al menos, no tirase a matar.

No es este texto un intento de defender al pobre Vinicius Junior. Si alguna vez el chaval iba a dejar de ver las porterías como si fuesen de hockey, ahora, sentenciado y fusilado al amanecer, sería un milagro que su necesaria maduración no se convierta en prematura putrefacción. Es una elegía al triste destino de los pianistas que intentan hacer lo que mejor saben mientras les apuntan todas las pistolas del Saloon…

Comenta

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio

Más en Opinión

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies