¡Síguenos!
Alberto Fernández
Alberto Fernández perdió la Vuelta a España 84 por seis segundos.

Vuelta a España

La Vuelta que perdimos todos

Parte de mi educación se la debo a esa Vuelta del 84, a esos seis segundos, a ese ‘maldito’ Eric Caritoux

Nunca en la vida pensé que escribiría de esto. Pero ahora, que empieza la Vuelta a España, esta es una de mis maneras de decirle te quiero. La de regresar al año 1984, a esas voces de Ángel María de Pablos y de Emilio Tamargo en las retransmisiones de televisión, a esas carreteras llenas de niebla y a esos seis segundos que me enseñaron lo que entonces me parecía imposible: la vida puede cambiar en seis segundos. Fue una época distinta en la que para los chavales, más allá de la lectura o el día del espectador en el cine, no existían grandes distracciones. Al menos, esa es mi manera de justificar porque entonces me aficioné a todo el deporte que se daba por televisión. Y aquella Vuelta a España, aquellos seis segundos, casi se convirtieron en un España-Francia. No nos hubiese importado que nos hubiese ganado Hinault, cuya mirada nos daba miedo, pero que nos ganase aquel Caritoux, Eric Caritoux, un francés de 23 años cuyo currículum no tenía ni dos páginas… Siendo un niño, sentí que aquello dolía como una piedra en el zapato. Y no debía ser el único porque, por lo visto, los aficionados españoles le tiraban piedras o le atizaban con paraguas en la carretera. Seis segundos se podían solucionar en cualquier momento, hasta el último día en el Paseo de la Castellana.

Todos éramos de Alberto Fernández porque era nuestro hombre. El ciclista del ZOR porque en aquella época sucedían cosas tan maravillosas como que una marca de encendedores patrocinase un equipo ciclista. Alberto Fernández, además, representaba aquel mes de abril todo lo que los chavales queríamos ser: un hombre valiente, un ciclista inquieto en las montañas, un héroe. Teníamos todos los derechos para defenderle, y no era patriotismo. Es más, a esa edad yo no sabía ni que existiese esa palabra. Pero dolía tanto que nos ganase un individuo prácticamente desconocido que no se sabía ni cómo explicar. Aún tengo la sensación de encender la radio de José María García y de escuchar a sus comentaristas, quizás a Luis Ocaña, decir que tarde o temprano, Eric Caritoux debía de caer. Pero no fue verdad. No cayó nunca porque tenía a favor algo más importante que seis segundos. Tenía el destino a favor.

Hoy, Caritoux es un hombre de 58 años. No sé ni a qué se dedica. No he conseguido encontrarlo en internet como tampoco volví a encontrarle nunca, hasta que se retiró mediados los noventa, entre los primeros clasificados en las siguientes grandes vueltas que hizo. Por eso en parte teníamos razón en el año 84. Tenían razón los que desconfiaban de él como un gran campeón. Pero, precisamente, eso es lo que yo, siendo un niño, aprendí entonces y no olvidaré nunca. Aprendí que seis segundos podían saber a vida o muerte y aprendí lo que los años me han corroborado después cuando volvieron a aterrizar en la Vuelta a España vencedores inauditos como Marco Giovanetti, aquel italiano del SEUR de Maximino Pérez, y no hace tanto Chris Hornet con 41 años. Cosas que sólo pueden pasar en la Vuelta.

Por eso nunca seré imparcial con ella. Le agradezco que en el año 84 me enseñase que el ciclismo es un reflejo de la vida en la que puede pasar de todo, hasta las cosas que nunca esperas. Y si hay que reprocharle algo, le reprocho que también me demostrase que el destino puede ser un animal invencible, capaz de maltratarnos sin ningún motivo. Alberto Fernández, a los 29 años, merecía ganar aquella Vuelta entre otras razones porque iba a ser su última oportunidad. Al invierno siguiente, moría junto a su esposa en un accidente de coche en la carretera de Burgos.

1 Comment

1 Comment

  1. Pingback: ¿Hasta dónde puede llegar Enric Mas? - Ciclismo - A la Contra

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio

Más en Vuelta a España

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies