¡Síguenos!
Foto: Blanca del Amo

Entrevistas

Xoel López: «River y el Madrid son sentimientos ligeros. A mí lo que me motiva es el Dépor»

A La Contra habla con el músico sobre su último trabajo, Sueños y Pan, con el que dará un concierto muy especial este viernes en Madrid, y también sobre el Dépor, un ancla con Galicia.

Xoel López (A Coruña, 1977) salió hace dos décadas de su tierra, como tantos otros gallegos, en busca de una oportunidad que ha sabido construirse. “Madrid es mi casa”, dice con la voz firme como un residente más en la capital, a la que llegó siendo un veinteañero, en la que ha nacido su hijo y donde ofrecerá este 15 de marzo uno de los directos más peculiares de su carrera. Será en Las Ventas, pero a su vez dentro de un invernadero. “Más que plantas, yo prefiero pensar que vamos a ser flores y que haya el microclima ideal”, afirma el excantante de Deluxe, que destaca: “Será un concierto al aire libre y cubierto a la vez, que podría cubrirnos si llueve, aunque en Madrid no llueve un carallo…”.

Le preguntamos a Xoel por su relación con Madrid, a quien le dedica una canción en su décimo cuarto disco, éste, Sueños y pan. El artista dice que la ama “con todo lo bueno y lo malo». «Cuando la canto, me canto a mí mismo y a mi propia vida”. López habla de “la dualidad de la ciudad” –la letra dice que “no sabe si le abrazó o le engulló” o, el propio cantante menciona en esta charla, que “no sabe si sube o baja” en un guiño casi sabinesco e incluso al Atleti–, algo que reconoce “es muy gallego». «Mi forma de entender el mundo es muy a la gallega, qué le voy a hacer”.

Esos dos yoes de Madrid y Galicia, de su pasado y su presente, de lo compatible que es madurar, crecer, asentarse con seguir soñando, están en Sueños y pan: “No se puede no soñar, debería estar prohibido, pero tampoco se puede vivir de la ensoñación y sin contacto con la realidad”, señala el coruñés, que denuncia cierto enfoque “perverso” de cómo se vende esa idea en la actualidad: “Uno no siempre va a poder alcanzar su objetivo exacto. Lo importante es el camino” ¿Aterrizar bien es tan importante como saber volar? “Desde luego. Hay que aterrizar de vez en cuando”, responde Xoel, a quien le repreguntamos si eso es una cuestión de tiempo y perspectiva. “Uno tiene la sensación de que se da cuenta de cosas demasiado tarde, pero en realidad nunca es tarde”.

 


“Mi relación con el Dépor va más allá de su vitrina”


El cantautor es un reconocido futbolero y aficionado del Deportivo de La Coruña. “Ahora mismo lo estoy siguiendo al 100%. Si me perdí algún partido, fue porque estaba tocando en ese momento”, cuenta, para confesar después que en esta gira ha disfrutado-sufrido partidos de su equipo desde el camerino. “Soy el único de la banda al que le gusta el deporte, en especial el fútbol. Varios días fui un puto bicho raro viendo a cara de perro el partido en el móvil y diciéndoles ‘no me habléis”.

Reímos. Pero como el mismo Xoel reconoce, el Dépor es: “Mi cabo a tierra, a mi pasado”. Le cuestionamos por eso mismo. De pequeño iba todas las semanas al campo: una para ver al Dépor y la siguiente al Fabril, su filial que ahora mismo pelea en el grupo I de 2ºB por salvar la categoría. “El ritual era ir a Riazor. El Dépor es un sentimiento más que el propio fútbol en sí”. Tras una infancia sin su club en la élite, llegó la adolescencia y la juventud con el Súper Dépor. Y, claro, el penalti de Djukic. “Me desconecté a raíz de ese penalti –comienza a relatar–. Recuerdo perfectamente que estaba en mi casa, de pie, detrás de un sofá, muy nervioso y que el bajón fue tan fuerte que pensé: ‘Dios, no sé si esto merece la pena’. Cuando ganamos la Liga, yo lo disfruté mucho, pero no era lo mismo. Digamos que he estado más cercano al Dépor de Segunda División. En esas épocas me reconectó no sé bien por qué, como en este momento de equipo ascensor, y disfruto como antes”.

Además de la Liga, la escuadra que entonces presidía Augusto César Lendoiro ganó la Copa del Rey en el Bernabéu con el famoso Centenariazo. “Obviamente, me alegraron esos títulos, pero mi relación con el Dépor no tiene que ver nada con su vitrina. Va mucho más allá de lo que se pueda ganar o perder. Uno es de su equipo con lo bueno y con lo malo. Joe, volvemos a la misma idea de antes de Madrid”. Ahora el que ríe es López. De los equipos de la ciudad donde vive, el que más le tira es el Real Madrid: “En mi infancia teníamos un equipo de Primera con el que simpatizábamos. Ese era el Madrid, y es verdad que aún algo queda. Cuando subimos a Primera, eso sí, casi se producía una sensación de rechazo de ‘eh, ahora soy solo del Dépor”, comenta el cantante, rememorando a jugadores como Butragueño y Hugo Sánchez. Hace dos años estuvo en el Bernabéu en el 5-0 que los blancos le endosaron a los suyos: “No celebré los goles del Madrid, y cinco quizás fueron demasiados, pero estuve a gusto viendo el partido. Esta ciudad, al fin y al cabo, es mi casa”, remarcando de nuevo ese sentido de pertenencia, de cierto corazón dividido, de ese hombre de mundo al que le invade la morriña ocasionalmente y debe poner rumbo hacia la miña terra galega.

Además de en España, Xoel ha vivido en Buenos Aires. Estando allí, se hizo de River que, para colmo, bajó a la B el mismo año que el Dépor a Segunda. “Dije, bueno, ya está, si existía alguna duda…aquí está la conexión”, recuerda citando también a Lux, guardameta que defendió ambas porterías. Sí festejó la Libertadores conseguida por los Millonarios el año pasado en Madrid, precisamente, pero aclara: “Fue un affaire, algo temporal. Es verdad que me alegra cuando gana River pero… es como el Madrid, son sentimientos ligeros, digamos. A mí lo que me motiva es ver al Dépor”. Y si el amor del bueno para López tiene colores blanquiazules, la inspiración para un tema en clave deportiva también estaría clara: “Fran. Lo que simbolizaba era muy importante. Un chaval de A Coruña, de la cantera, la identificación es mucho mayor y, también como yo, consiguió su sueño”. Atención especial, por tanto, a los próximos trabajos de Xoel López y mientras tanto a disfrutar de su Sueños y pan.

En la selva del periodismo, A La Contra me es un gran ecosistema donde habitar. No entiendo la vida sin deporte, así como tampoco sin historias. En este espacio intentaré contar las que piense pueden resultar interesantes, y hacerlo con estilo propio. Como Hornby, me enamoré del fútbol "tal como más adelante me iba a enamorar de las mujeres: de repente, sin explicación, sin hacer ejercicio de mis facultades críticas, sin ponerme a pensar en el dolor y en los sobresaltos que la experiencia trae consigo”

1 Comment

1 Comment

  1. Pingback: Fabrizio Cammarata: música, fútbol y surf | Música | A la Contra

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio

Más en Entrevistas

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies