¡Síguenos!

Real Madrid

Zidane y la maldición de la manta corta

Tras la debacle de París lo único que le ha dado resultado es colocar un bloque medio-bajo, con ocho jugadores por detrás de la línea del balón.

Fue Elba de Pádua Lima, técnico brasileño de San Lorenzo, al que apodaban Tim, quien dijo que el fútbol «es una manta corta: si te tapas los pies te descubres la cabeza, y si te tapas la cabeza, te descubres los pies”.”

Zidane lleva desde la pretemporada, cuando a su equipo le hicieron 16 goles en 7 partidos, intentando evitar la sangría. El francés se mueve dando palos de ciego y prueba una cosa y otra. Ha pasado de la defensa en zona con cuatro a la defensa con tres centrales; de llevar el bloque defensivo muy arriba a colocarlo medio-bajo. En nueve partidos ya han jugado los cuatro laterales y los cuatro centrales. Zidane no termina de entender que el éxito no llega a través del talento individual —así era él como futbolista—, sino gracias al entrenamiento, a la repetición y a la mecanización. El hecho es que después de siete jornadas de Liga y dos de Champions, el equipo sigue igual que cuando lo cogió en marzo pasado, perdido.

Tras la debacle de París lo único que le ha dado resultado es colocar un bloque medio-bajo, con ocho jugadores por detrás de la línea del balón. El problema es que eso condena a jugadores como Hazard o Bale a vivir a 50 metros de la portería contraria, y a Benzema a atacar en solitario las defensas rivales. Ese plan sirvió ante Sevilla y Atleti —aunque en ambos partidos el ataque blanco brilló por su ausencia— y sacar cuatro puntos en esas dos visitas se entendió como un éxito. Pero ese plan vale para lo que vale.

Esta vez llegaba al Bernabéu el Brujas, un equipo modesto pero bien trabajado y con una idea clara de cómo jugar. Zizou sabía que no podía salir a jugar como en Sevilla o en el Wanda y le ocurrió lo de siempre: se tapó los pies y se destapó la cabeza.

Este Madrid que llevamos viendo desde la pretemporada es un equipo «de mínimos», que padece todos los problemas que lleva sufriendo desde hace más de dos años. Zidane, obligado o no (él sabrá), ha apostado por una plantilla muy parecida a aquella que dejó hace dos temporadas, aunque necesitaba cambiar nombres para evolucionar a un equipo más trabajado que compensara la ausencia de recursos que antes le facilitaban la vida y tapaban sus deficiencias tácticas.

Zidane no sabe cómo crear un contexto táctico donde el Madrid juegue protegido. Equipos como el Barça o el City lo hacen a través del balón, el Ajax con una presión alta y un ritmo volcánico, y el Liverpool y el Dortmund gracias al gegenpresing. En el Madrid, Casemiro se tiene que matar a defender como un poseso y ni aun así.

Zizou tampoco ha sido capaz de montar un sistema ofensivo sin Cristiano. Guardiola pasó de Messi a Robben y de Robben a Sterling y en todos lados ha funcionado. Klopp pasó de Lewandowski a Aubameyang, y de ellos a Salah y Firminio. Mourinho adaptó su ataque para Dogba, Cristiano, Hazard y Lukaku. Zidane no ha hecho todavía esa transición y su trabajo con Hazard no puede ser más decepcionante.

En la primera parte contra los belgas, el Madrid no supo cómo atacar y crear ventajas, ni por fuera ni por dentro. De nuevo vimos un rosario de balones colgados al área sin ton ni son. En defensa, el equipo sufría lo indecible en cada pelotazo a la espalda de los centrales.

La segunda parte fue un canto a la impotencia. El equipo recurrió a la heroica y empató, pero lo hizo desde el descontrol y los “riñones”, algo que gusta en la grada ultra, pero que habla y mucho de lo que no tiene este Madrid, que es fútbol.


CALIFICACIONES


Zidane: Hace unos años, cada vez que tiraba la moneda al aire le salía cara; ahora le sale cruz. Las titularidades de Modric y Lucas en el once inicial eran señales de inmovilismo. Tácticamente dio la sensación de no saber ni cómo atacar ni, sobre todo, cómo defender las contras del Brujas. El equipo estuvo bastante menos aplicado en defensa. Se ve que las declaraciones de Zizou en las salas de prensa tienen escaso efecto. Tras el partido se quejó de lo de siempre: falta de actitud en los primeros 45 minutos.

Courtois: ¿Pudo hacer algo más en los goles? Yo creo que no. Fueron dos 1×1, dos cara a cara que además terminaron de forma sorprendente y casi circense. Lo que es evidente es que su trabajo no suma y el Bernabéu ya duda de él.

Carvajal: De nuevo despistado en defensa y poco acertado en ataque. En la segunda parte fue de los que le puso más corazón, pero el fútbol, y más en el Real Madrid, pide otra cosa. Carvajal lleva demasiados partidos fallando.
.
Varane: Horriblemente descolocado todo el partido sin saber leer nunca cuál era su posición para tapar las contras belgas. Desastroso.

Ramos: Ahora mismo el capitán es un problema defensivo para el Madrid. Lento y descolocado, lo resuelve todo a base de faltas o no lo resuelve, como en los dos goles. Su rendimiento empieza a ser un lastre dentro de un equipo que necesita de una mejor versión del central.

Nacho: El Brujas apenas usó su banda para atacar lo que le permitió vivir con cierta comodidad. No lo aprovechó en ataque porque jugar en la banda izquierda le mata. Además, no parece entenderse con Hazard.

Casemiro: Le faltó frescura física, algo lógico ya que su ritmo defensivo es muy alto. Su partido fue bastante mediocre tanto en defensa como con el balón, con el que estuvo especialmente espeso. Sin las ayudas de otros encuentros, el Madrid carece de un entramado defensivo que le ayude, es él o él.

Modric: Con mucho, el peor jugador del Madrid. Lento, sin fuelle y sin chispa. Luka no estaba para jugar y su presencia debilitó y mucho el medio campo blanco.

Kroos: De nuevo el mejor del Madrid y van ya… Le faltó suerte y acierto para hacer algún gol en un par de remates francos. Bastante fresco físicamente, fue el volante que más cargó el área belga.

Lucas Vázquez: Hizo lo de siempre, correr y trabajar. Pero desde hace tiempo Lucas anda reñido con el balón y apenas si aporta nada en ataque. Flojo partido y muchos esperaban ver ahí a Vinicius o Rodrigo… De Brahim ya ni hablamos. Del malagueño no se sabe nada desde hace meses y parece que nadie cuenta ya con él.

Benzema: Karim siempre deja detalles, pero esta vez hacían falta sus goles. El francés no anduvo fino en el remate. Hizo un par de jugadas de crack, pero ahora no está Cristiano y si él no mete goles no los mete nadie.

Hazard: Lejos del Hazard del Chelsea. Zizou tampoco le ayuda colocándole tan pegado a la banda. El Madrid necesita a Hazard jugando entre líneas en la media punta y no ahogado en banda izquierda. Le hace falta un lateral izquierdo que defienda pero que juegue al fútbol y se entienda con el belga en sus movimientos fuera-dentro. ¿Mendy? .

Areola: La otra cara de la moneda. Salió y salvó al equipo del 0-3 con una buena acción. Viendo sus dos partidos debería ser titular el sábado.

Marcelo: Salió por Nacho y se colocó de extremo izquierdo pasando Hazard a la media punta. El partido tomó un cariz que a él le benefició por su anarquía, pero al brasileño le falta de todo para ser el Marcelo desequilibrante. En varias ocasiones se chocó con el belga porque es evidente que, de momento, no se entienden.

Vinicius: Jugó 30 minutos y se hinchó a perder balones. Cuanto más juega más se aleja del futbolista que pensábamos podría ser. Muy mal tiene que estar Brahim para no contar viendo cómo están Vini y Lucas.

Comenta

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio

Más en Real Madrid

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies